Un profesor reconocido de una universidad tiene la teoría de que los dragones si existieron y cohabitaron con los humanos.

Los dragones se encuentran entre las criaturas mitológicas más populares y duraderas del mundo. Las historias de dragones son conocidos en muchas culturas, desde América hasta Europa, y desde India hasta China. Tienen una historia larga y rica en muchas formas y continúan poblando nuestros libros, películas y programas de televisión. No está claro cuándo o dónde surgieron por primera vez las historias de dragones, pero las enormes serpientes voladoras se describieron al menos desde la era de los antiguos griegos y sumerios. Durante gran parte de la historia, se pensó que los dragones eran como cualquier otro animal mítico: a veces útiles y protectores, otras veces peligrosos.

Los dragones continúan capturando la imaginación de las personas en libros y películas de fantasía, incluido “Cómo entrenar a tu dragón”, “Juego de tronos” o “El hobbit”. Dungeons & Dragons describe más de una docena de variedades de dragones, cada uno con personalidades, poderes y otras características únicas. Pero la creencia en los dragones se basa no solo en la leyenda, sino también en pruebas contundentes. Muchos arqueólogos han desenterrado huesos gigantes que nada tienen que ver con dinosaurios, e incluso testigos han grabado extraños seres voladores similares a dragones en nuestros cielos. Pero ahora, un profesor de universidad asegura que no solo existieron, sino que además hay evidencias en la mismísima Biblia.

El imperio del fuego

Los dragones incluso aparecen en la Santa Biblia, con más de 20 menciones de la aterradora bestia solo en el Antiguo Testamento. Tom Meyer, profesor de estudios bíblicos en Shasta Bible College and Graduate School Library, un colegio privado y escuela de posgrado en Redding, California, asegura que no se trata de una mera coincidencia, sino más bien una de las muchas evidencias que demuestran que los dragones alguna vez vagaron por la Tierra.

El experto en la Biblia dijo al periódico británico Daily Express que la palabra dragón es un término general que describe criaturas de todas las formas y tamaños, al igual que la palabra dinosaurio describe una multitud de especies. El profesor Meyer, que ha memorizado unos 20 libros de la Biblia y es conocido como “El hombre de la memoria de la Biblia”, está seguro de que existe evidencia histórica que respalda su teoría.

“Un nuevo examen de las crónicas de los historiadores romanos antiguos y de la Biblia puede demostrar que los dragones eran en realidad contemporáneos de la humanidad», dijo el profesor Meyer. “En la antigüedad, varios tipos de criaturas se organizaban bajo la categoría de ‘dragón’, de manera similar a como hoy clasificamos diferentes tipos de animales como ‘dinosaurios’. El más famoso de los relatos de dragones es el del asesino de dragones, San Jorge, cuya historia tuvo lugar a finales del siglo III d.C. Aunque la historia de San Jorge y el Dragón ha tenido algunas adiciones ficticias a lo largo de los siglos, su historia base es posiblemente cierta.”

Según cuenta la historia, una comunidad asediada ofreció sacrificios de ganado a un dragón para obtener acceso a su única fuente de agua. Pero cuando se acabó el ganado, la gente recurrió a sacrificar a sus hijos. El día que apareció San Jorge, la princesa de una familia real iba a ser sacrificada. En cambio, San Jorge mató al dragón y, en señal de gratitud por el acto heroico, el rey ordenó a la ciudad que se convirtiera al cristianismo.

“Pero mucho antes de la época de San Jorge, numerosas fuentes hicieron referencia a la existencia de diferentes tipos de dragones”, continuó explicando el profesor Meyer.

Un ejemplo es el del estadista romano Marco Tulio Cicerón (106 a 43 a.C.), una de las figuras políticas más importantes de la última República romana. En uno de sus relatos titulado “De natura deorum (Sobre la naturaleza de los dioses)”, Cicerón escribió sobre serpientes voladoras que son traídas desde el desierto de Libia a Egipto con los vientos del sur. Cientos de años después, el historiador romano Amiano Marcelino (330 a 400 d.C.) también menciona “ejércitos alados de serpientes” que aparecen en las tierras de Arabia.

“Y el historiador romano Dion Casio (155 a 225 d.C.) menciona que ‘un día, cuando Regulus, un cónsul romano, estaba luchando contra Cartago, un dragón se acercó de repente y se instaló detrás del muro del ejército romano. Los romanos lo mataron por orden de Regulus, lo criticaron y enviaron la piel al senado romano”, aseveró Meyer. “No fueron solo los historiadores romanos los que escribieron sobre encuentros con dragones; los ‘dragones’ también se mencionan con frecuencia en la Biblia, en 35 momentos diferentes desde el Génesis hasta el Apocalipsis.”

Por ejemplo, en el Libro de Job aparece un monstruo primigenio conocido como el Leviatán. El profesor Meyer comparó a la bestia con un Kraken que escupe fuego y que ha sido descrito como un dragón que habita en el abismo de la creación.

“Aunque no sepamos todo lo que hay que saber sobre los diferentes tipos de ‘dragones’ mencionados por los historiadores romanos antiguos y en la Biblia podemos afirmar categóricamente que los dragones y el hombre coexistieron”, agregó el experto bíblico.

Pero las declaraciones del profesor Meyer han provocado todo un revuelo en la comunidad histórica. Algunos historiadores no están de acuerdo con tal interpretación de los textos bíblicos. Según algunas interpretaciones del mito del dragón, las antiguas civilizaciones confundieron los huesos de los dinosaurios con los restos de dragones. Se basan en que el historiador chino Chang Qu cometió el error en el siglo IV a.C., cuando tal fósil fue desenterrado en la actual provincia de Sichuan. Otra teoría sugiere que el descubrimiento de grandes animales como las ballenas ha llevado a nuestros antepasados a evocar imágenes de grandes monstruos. Y en su libro “Un instinto de dragones (An Instinct for Dragons)”, el antropólogo David E. Jones argumentó que los dragones son un reflejo visual de los miedos y preocupaciones innatos de la humanidad.

Los investigadores no deberían de descartar tantas y tantas historias sobre dragones, considerándolas simplemente mitos y leyendas. Con todo lo que está pasando en el mundo, esperemos que no ocurra como en la película “Reign of Fire (El imperio del fuego)», donde en un futuro no demasiado lejano, la Tierra ha sido dominada por los dragones, hambrientos animales, que lanzan fuego a la mínima y vuelan con sus alas membranosas cual arpías atacando a los pocos que han conseguido sobrevivir a su inesperado despertar.

¿Coincides con la teoría del profesor Meyer? ¿Los dragones coexistieron con los humanos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

shares