¿Quién empezó con la conspiración de que los políticos son reptilianos?

Los reptilianos caminan entre nosotros, siendo los políticos una gran parte de esta raza. Así lo han asegurado varias encuestas realizadas alrededor del mundo. Y es que en los últimos años la leyenda sobre los reptilianos se ha extendido como la pólvora, siendo no pocos los que cada vez creen más en ella. ¿Qué hay de cierto en sus historias?

Para aquellos que no lo sepan, la teoría referente a los reptilianos expone que dichos seres provienen de la galaxia Draco. Con una tecnología increíblemente superior a la nuestra, la raza draconiana aterrizaría en nuestro planeta con el fin de gobernarnos desde dentro. Su aspecto, según las propias teorías, reza que son seres de gran tamaño y con un aspecto de reptil.

Su finalidad no sería otra que gobernar a la humanidad, haciéndose pasar por personas – especialmente políticos y celebrities – con el propósito de alimentarse desde la energía negativa, pasando por un amplio abanico de emociones. Angelina Jolie, Katy Perry pero especialmente políticos como Barack Obama y Donald Trump son varios de los nombres que se han barajado en relación a que, en realidad, se trataría de reptilianos.

Como ya estaréis imaginando es poco más que improbable tomarse en serio las leyendas sobre los reptilianos. Pero, ¿quién fue el artífice de crear tales historias y hacer de ellas algo tan extendido hasta nuestros días? Tenemos que remontarnos hasta 1934, fecha en la que se relaciona el contacto de estos seres con los humanos.

G. Warren Shufelt es el protagonista de la historia. Mientras Warren se encontraba en California buscando oro, su dispositivo lo que en principio parecía ser una importante cuna de minerales y metales. Tal y como relatara a la edición del 29 de enero de 1934 de Los Angeles Times, Shufelt se dio de bruces con una red de túneles que, según él, lo llevaron hasta una ciudad enterrada bajo tierra. Lo que allí vió pertenecía a una raza de seres mucho más avanzados tecnológica y científicamente que a los humanos.

Shufelt consultó inmediatamente su descubrimiento con un buen amigo nativo americano. Hopi, nombre al que respondía, le contó que la leyenda dice que hace 5.000 años en aquellas tierras seres lagarto crearon ciudades subterráneas, quedando registradas las diferentes historias de dicha raza en tablillas de oro. Como ya estaréis imaginando, y más en aquella época, la historia de Shufelt corrió como la pólvora por todo el país.

Si bien esta está considerada la primera aparición ‘oficial’ de los reptilianos en la Tierra, tenemos que remontarnos hasta 1990 para relacionar a los seres lagarto con políticos. David Vaughan Icke, un excomentarista deportivo británico aseguró que sentía una presencia invisible, hecho que le cambió la vida y llevó a escribir un libro sobre el tema.

Tras consultar con una sanadora psíquica llamada Betty Shine sobre la extraña presencia que lo acosaba, le medium explicó a Icke que éste había sido puesto en la Tierra con una función: trabajar como instrumento para la humanidad. La revelación mundial de Icke no tardó en llegar. El excomentarista realizó una rueda de prensa en la que, acompañado por su esposa, desveló al mundo tanto las voces espirituales que escuchaba, junto a su finalidad en la Tierra además de otras visiones que él mismo tenía.

A la rueda de prensa, y que causó una gran estupor en la época, siguieron numeroso libros firmados por el puño y letra de Icke. También dio decenas de charlas alrededor del mundo, en todas ellas asegurando que una sociedad de humanoides, reptilianos, controla a miles de personas extendiendo su influencia sobre el resto. Por supuesto, Icke extendió dicha teoría hacia los políticos, alegando que el fin de esta raza extraterrestre no era otro que la conquista total de la Tierra. El paso de los años, la llegada de los foros y los que creían a pies juntillas las palabras de David propiciaron que la leyenda siguiera cobrando fuerza con el paso de los años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

shares