Mujer fotografía al fantasma de la viuda blanca en el famoso Hotel “El Resplandor”

En un lugar tan pintoresco como el Parque Nacional de las Montañas Rocosas, destaca una majestuosa mansión victoriana. Freelan Stanley inauguró el icónico hotel hace más de un siglo con su mujer Flora. El hotel era simplemente un gran edificio hasta que Stephen King pasó una noche allí en 1974. No había sido restaurado en ese momento y su antiguo brillo había comenzado a desvanecerse, lo que le daba un aura inquietante. Solo una noche le sirvió para inspirarse en “El resplandor (The Shining)”, que se convirtió en un bestseller. Y en 1980, se estrenó la clásica adaptación cinematográfica dirigida por Stanley Kubrick.

Pero el hotel Stanley no solo es conocido por haber inspirado la obra de King, sino también por sus fantasmas que habitan en el lugar, como en la habitación 217. No solo es la suite presidencial con algunas de las mejores vistas a las Montañas Rocosas, sino que también es la habitación en la que se quedó King cuando comenzó a escribir su libro. Incluso el actor Jim Carry ni siquiera pudo pasar una noche en la habitación. Y son muchos los huéspedes que han asegurado ser testigos de lo imposible, como una mujer que asegura haber fotografiado una escalofriante figura fantasmal mirando por la ventana de una de las habitaciones del hotel embrujado.

El fantasma del hotel Stanley

Kim Kimberly, de 46 años, estaba visitando el hotel Stanley, cuando fotografió algo realmente aterrador. Pero Kim no vio el lado sobrenatural del hotel por sí misma hasta que regresó a su apartamento y revisó sus fotos.

“Encontré esta foto con lo que parecía algo parado en la ventana”, dijo Kimberly al periódico británico The Sun. “Amplié y me sorprendió porque parecía una mujer o un niño con el pelo largo y oscuro, con un vestido blanco o un camisón que no es de esta época.”

En otra foto, tomada por Kim momentos después, la figura había desaparecido. Kimberly, de Montgomery, Texas, se puso en contacto con los demás que realizaron la visita, pero nadie pudo explicar la presencia.

“Se lo envié de inmediato a mis amigos que también estaban tomando fotos”, agregó Kimberly. “Se sorprendieron porque no vieron nada en sus fotos y tampoco vieron a nadie en la ventana en ese momento, no pude dormir.”

Pero el misterio continuó cuando regresó al Hotel Stanley al día siguiente. Al consultar a uno de los guías turísticos que trabajaba allí, le dijeron que la habitación estaba vacía.

“Le dije que creo que tengo una imagen de algo”, recordó Kim. “Tengo que reírme de la forma en que fue la guía turística, porque probablemente había visto un millón de fotos de nada que la gente pensaba que era algo. Pero cuando le mostré la foto, dijo ‘Dios mío’ y saltó de su silla. Ella dijo: ‘Nunca me emocionan las fotos que la gente me muestra, pero esta es increíble’. Se apresuró a buscar al psíquico del hotel que también es experto en imágenes; sintió como si hubiera captado una foto de un niño fantasma. Mi marido preguntó ‘¿podría ser un residente?’ y ella dijo que no se vestían así.”

También le aseguraron que el personal no se disfrazaría para engañar a los visitantes, ya que está terminantemente prohibido y es causa de despido. Kimberley pronto se enteró de que la habitación era la habitación 323, que está cerca de un área supuestamente está habitada de fantasmas de niños. El psíquico le dio a la aparición fantasmal el nombre de Sissy.

“No puedo pensar en eso”, continuó explicando Kimberly. “He leído comentarios de personas que piensan que lo hice con Photoshop. Me río de eso, no sé cómo usar Photoshop ni lo haría en mis vacaciones. Algunos dicen que es un recorte de cartón, pero si lo fuera, lo habría visto y también estaría en las fotos de mis amigos. La gente dice que es un efecto de la luz y la bandera. Bien, entonces ¿por qué no estaba eso en las otras fotos? Algunos dicen que es una pantalla de luz, pero luego no explican la cara color carne que es la única parte distorsionada de la foto y el cabello oscuro en ambos lados. No puedo hacer que la gente crea, solo puedo decir que estuve allí, tomé esa foto y no había nada en esa ventana en cualquier momento que estuve afuera.”

El hotel Stanley ofrece recorridos nocturnos a través de sus estancias mientras exploran el folclore paranormal del lugar. Sin embargo, la dirección del Stanley se negó a comentar la foto en un comunicado a los medios locales. Esta es otra evidencia más de que en el hotel Stanley hay mucho más que clientes. Otras habitaciones embrujadas incluyen la 418, donde los huéspedes se han quejado repetidamente del ruido de los niños pequeños que juegan en el pasillo exterior, y la habitación 407, que es donde se aparece el fantasma de Lord Dunraven.

Se rumorea que “el Señor” solía esconderse en el armario y mirar a las niñeras que entraban en su habitación durante los primeros años del hotel. Las experiencias son tan aterradoras que algunas personas ni siquiera entran en la habitación. Por supuesto, si deseas conocer la historia completa, tendrás que averiguarlo por ti mismo mientras recorres todos los recovecos del hotel. Pero si no puedes, siempre puedes opinar sobre las impactantes fotos como la de Kimberly.

¿Qué opinas sobre la foto del hotel Kimberly? ¿Es un fantasma real o tienes otra explicación?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

shares