Médicos estudian a un hombre que desarrolló magnetismo después de vacunarse contra el COVID-19

Parece que el mundo ha cambiado desde que a finales de enero de 2021, tres vacunas COVID-19 recibieron autorizaciones de comercialización condicionales de la Comisión Europea, tras una opinión positiva de la Agencia Europea de Medicamentos (EMA). Aunque se expresaron problemas sobre el uso de la vacuna AstraZeneca en adultos mayores desde la publicación de los resultados del primer ensayo en la revista médica The Lancet el 8 de diciembre de 2020, la polémica sobre la vacunación masiva no ha parado. A fines del año pasado, un científico británico retirado fue coautor de una petición al regulador europeo de medicamentos. Los demandantes solicitaron detener los ensayos clínicos de la vacuna COVID-19. El motivo: que las vacunas podrían causar infertilidad en las mujeres.

Y por si fuera poco, Los Centros para la Prevención y Control de Enfermedades de Estados Unidos alertaron sobre una complicación en la sangre presentada después de recibir la dosis. Pero dejando aparte esta polémica, hasta ahora ha habido casos de dolor de cabeza leve, fiebre leve o somnolencia después de vacunarse contra la COVID-19, sin embargo, un extraño video que se ha vuelto viral en las redes sociales ha dejado a provocado un terremoto mediático, ya que muestra a un hombre de 71 años afirmando que desarrolló magnetismo en su brazo y cuello.

Vacunas magnéticas

En el video, Arvind Sonar, un anciano de 71 años de Nashik, India, afirma que los objetos metálicos se le pegan a las manos después de haber recibido la segunda dosis de la vacuna CoviShield, la versión india de AstraZeneca. Arvind Sonar vive en Shivaji Chowk, Nashik. Según se puede apreciar en el video, monedas y cucharas metálicas se quedan literalmente pegadas a los brazos de Sonar como si estuvieran atraídas por un fuerte magnetismo.

Según han informado varios medios indios, Arvind recibió la segunda dosis de la vacuna CoviShield, del Instituto Suero de India, hace dos días en un hospital privado. Al principio él y su familia pensaron que se debía ser el sudor. Pero después de descubrir casos similares en las redes sociales, que el magnetismo se crea después de recibir la vacuna, lo probó él mismo. Notó que objetos de hierro y acero, monedas y cucharas se pegaban a su cuerpo. En particular, algunos internautas han estado compartiendo en las redes sociales videos de sí mismos con objetos metálicos pegados a sus brazos y cuerpos después de recibir la vacuna contra la COVID-19.

Los médicos de la Corporación Municipal de Nashik se han negado a comentar lo sucedido, y únicamente han confirmado que están investigando los supuestos efectos secundarios de la vacuna.

“He visto el video, sin embargo, no podemos confirmar que haya sucedido después de la vacunación”, dijo el Dr. Ashok Thorat a International Business Times. “Después de la investigación solo podemos llegar a alguna conclusión. Por ahora, enviaremos un informe al gobierno y después de eso, veremos si es necesario realizar una investigación.”

Sin embargo, según un informe, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) abordan específicamente el fenómeno de la magnetización en su sitio web, y señala que recibir una vacuna COVID-19 no te hace ser magnético, incluso en el lugar de la vacunación, que suele ser el brazo. Según los CDC, las vacunas COVID-19 no contienen ingredientes que puedan producir un campo electromagnético en la zona de la inyección, y señala que todas las vacunas COVID-19 están libres de metales como hierro, níquel, cobalto, litio y aleaciones de tierras raras, así como cualquier producto manufacturado como microelectrónica, electrodos, nanotubos de carbono y semiconductores de nanocables.

Por su parte, el Maharashtra Andhashraddha Nirmoolan Samiti (MANS), una organización dedicada a combatir la superstición en la India, ha criticado a Arvind Sonar, y dicen que en ningún caso ha desarrollado magnetismo en los brazos y el cuello después de la vacuna. MANS emitió una declaración de que no hay una base científica para la denuncia de Arvind.

“Es necesario comprobar si el hombre tiene algo atascado en el brazo”, dijo MANS en un comunicado. “Podría ser un truco similar al que hacen los magos. Si este hombre ha desarrollado magnetismo, ¿por qué varios otros no desarrollaron lo mismo? Hasta el momento no se ha informado de tales incidentes. MANS, si se le permite, verificará la verdad detrás de la afirmación.”

Anna Kadlaskar, miembro del comité estatal de MANS, dijo que el video de Sonar es complemente falso.

“Nadie debería considerar esto como un milagro de Dios”, dijo Kadlaskar. “Hemos visto el video y ¿por qué solo este hombre ha desarrollado magnetismo? No hay conexión entre el magnetismo y la vacuna. Si es magnetismo, ¿cómo puede pegarse el acero y no el hierro? Existe la posibilidad de que el hombre haya aplicado alguna sustancia similar a un pegamento en su cuerpo. Nadie debería plantear tales rumores sobre la vacuna CoviShield.”

Sin embargo, esta no es la primera vez que alguien denuncia públicamente que la vacuna para la COVID-19 crea magnetismo. Hace unos días, una estudiante de enfermería intentó defender la teoría de un médico de Ohio al demostrar que en realidad es magnética después de recibir la vacuna COVID-19. Joanna Overholt, quien trabajó en una unidad de cuidados intensivos y actualmente es estudiante de enfermería, habló durante la audiencia del Comité de Salud de la Cámara de Representantes de Ohio.

Overholt defendió la denuncia de la Dar. Sherri Tenpenny, quien afirmó que la vacuna COVID-19 conduce al magnetismo y hace que los objetos metálicos se adhieran al cuerpo del receptor de la inyección. Durante la demostración, Overholt trató de demostrar que la Dra. Tenpenny estaba en lo cierto pegándose una llave y una horquilla en la piel delante de la audiencia de la “Ley de elección de vacunas y antidiscriminación”. El motivo de tal magnetismo seria que las vacunas introducen en nuestros cuerpos microchips que se comunican con las torres de telefonía móvil 5G, con la única intención de controlar a la población. Lo cierto es que puedes pensar que se trata de una locura, pero si lo piensas fríamente, en los momentos en los que estamos todo es posible.

¿Crees que las vacunas para la COVID-19 provocan magnetismo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

shares