Maldición de la lotería se lleva a otra nueva victima: Fallece de manera misteriosas circunstancias un ganador del Euro millones

Seamos sinceros, la mayoría de nosotros ha soñado con ganar la lotería. Seguramente toda esa fortuna y gloria transformaría nuestras vidas para mejor, incluso si no lograra hacernos significativamente más felices. El hecho es que, para muchos ganadores de lotería, el único resultado es el dolor y la tragedia, convirtiéndose en víctimas de la maldición de la lotería. Y ya creas o no, la maldición de la lotería se ha cobrado muchas víctimas. Tan extrañas e inquietantes son algunas de sus historias que incluso la persona más racional no puede evitar preguntarse si el boleto ganador está realmente maldito. Considera, por ejemplo, la triste historia de Jack Whittaker.

El 24 de diciembre de 2002, Whittaker, que entonces tenía 55 años, se paró en un supermercado ubicado en la ciudad de Hurricane, Virginia Occidental, para llenar el depósito de su coche, comprar un par de sándwiches y un boleto de lotería para la Powerball de 1 dólar. Whittaker ya era millonario, por lo que su decisión de comprar la lotería no estuvo motivada por la desesperación financiera. Sin embargo, el día de Navidad prácticamente se desmayó al enterarse de que era el único acertante de la cifra récord de 314.9 millones de dólares. Pero lo que debía de haber sido una bendición, se convirtió en una maldición. Después de sufrir innumerables tragedias, Whittaker falleció el pasado año completamente arruinado. Este solo es una de las tantas víctimas que se ha cobrado la maldición de la lotería, pero por desgracia ha habido otra.

Una nueva victima

Un hombre que ganó unos 300.000 euros en el Euromillones ha muerto en misteriosas circunstancias. Según la investigación preliminar, Andrew David Nabb se quitó la vida después de luchar contra la depresión y acumular deudas de juego. El hombre de 37 años dejó el trabajo y le dijo a su hermano que nunca lo volvería a ver dos días antes de que lo encontraran muerto en un aparcamiento en Rossendale, Lancashire, Inglaterra.

Según el Manchester Evening News, apenas cuatro años antes, Nabb tenía pensado aprobar el carné de conducir y comprar un Audi A3 junto con una casa nueva y unas vacaciones en Tenerife después de ganar una gran suma de dinero en el Euromillones. Sin embargo, ese solo fue el comienzo de una verdadera pesadilla. Poco después de ganar la lotería el hombre de tres hijos sufrió una grave caída que le ocasionó problemas del habla y pérdida de memoria. Le hicieron una resonancia magnética que confirmó los problemas cognitivos en noviembre pasado, cuando su madre Susan Nabb tuvo que ser ingresada por coronavirus durante 10 semanas en el Hospital Real de Salford. Dos meses después, el 19 de enero, un amigo y el hermano de Nabb denuncio su desaparición, quienes trabajaron con él en un garaje en Bury, Inglaterra.

En una declaración al juzgado, la madre de Nabb, Susan, comentó la depresión que sufría su hijo, la diabetes y la adicción al juego. Por su parte, el Dr. Mark Chapman, médico de cabecera de Nabb, dijo que no había estado tomando ningún tratamiento para la depresión desde octubre de 2016, pero que le llamó varias veces con cierto nerviosismo en noviembre de 2020. Después de la desaparición de Nabb, sus hermanos Chris y Mark lo buscaron dos días en el distrito de Rossendale. La policía finalmente encontró a Nabb en su vehículo en un aparcamiento público el 21 de enero. Solicitaron la presencia de los servicios de urgencias, pero fue declarado muerto en el lugar.

La detective Carol Langhorn, de la policía de Lancashire, confirmó que no hubo circunstancias sospechosas en torno a su muerte. Un informe de toxicología encontró altos niveles de tres drogas en el sistema de Nabb, que eran una mezcla de sustancias ilegales y recetadas, mientras que Langhorn declaró que se encontró drogas en su vehículo. El forense registró la muerte de Nabb como un suicidio causado por la toxicidad de las drogas.

Independientemente de las causas de la muerte de Nabb, lo que está claro es que se trata de una nueva víctima de la maldición de los ganadores de la lotería. Ahora bien , la pregunta que se hacen algunos es: ¿la maldición tiene un origen sobrenatural? Algunos creen que la codicia y avaricia provocan una energía altamente negativa y que está muy presente en los ganadores de la lotería. Esta energía hace que se desencadene todo tipo de infortunios para el ganador, llevándolo directamente hacia la desesperación eterna y finalmente la muerte.

Sin embargo, los más escépticos tienen una opinión complemente diferente. No creen que se trata de una maldición como tal, pero se trata de un hecho estadístico y sucede al 99% de los ganadores. La razón, según ellos, es que el dinero, por muy útil que sea, conlleva problemas y costos. Esa es la naturaleza de la bestia. Dado que la mayoría de las personas que juegan a la lotería (y, por lo tanto, la mayoría de las personas que ganan la lotería) son pobres, generalmente no tienen experiencia en la administración de grandes cantidades de dinero.

Y esa sería la verdadera “maldición”, las personas que ganaron la lotería y terminaron siendo víctimas de todos los que los rodeaban hasta que terminaron en la ruina o muertos. Por causas ajenas a ellos, aparte de que no estaban preparados para lo que se avecinaba.

¿Andrew David Nabb es una nueva víctima de la maldición de la lotería? ¿O simplemente se trata de la mala gestión del premio?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

shares