Los mensajes ocultos y la simbología en “El Juego del Calamar”

Si no has visto “El juego del calamar”, entonces tal vez eres uno de los pocos que quedan en el planeta. La impactante serie de supervivencia de terror coreana ha cautivado a los espectadores y se ha convertido en la serie de Netflix más visto de la historia, incluso superando a la serie dramática de época Los Bridgerton. Lo que comienza como un grupo de personas que disfruta de un divertido juego para niños se convierte en un baño de sangre cuando los jugadores arriesgan sus vidas y se vuelven contra sus propios amigos para ganar un enorme suma de dinero.

A pesar de que El juego del calamar presenta niveles extremos de sangre y violencia, el marketing parece insidiosamente concebido para atraer al público más joven. En resumen, todo está ahí para atraer a los niños a la serie para luego influir en sus mentes con escenas de violencia extrañas y juegos mentales psicópatas. (Advertencia: spoilers)

Más que simple entretenimiento

El núcleo de El juego del calamar se encuentra en las “leyendas” ancestrales e imperecederas de la élite que recluta campesinos para que participen en juegos mortales para su entretenimiento. El juego más peligroso, un relato escrito por Richard Connell por 1924, cuenta la historia de un aristócrata ruso que secuestra personas, los libera en el desierto, y las caza por deporte; La película de 1994 Juego de supervivencia, trata sobre un vagabundo al que le ofrecen un “trabajo” sólo para terminar en un lugar remoto y convertirse en presa de un juego de caza jugado por gente rica y poderosa. Más recientemente, la trilogía de Los juegos del hambre trata sobre gente pobre que se mata entre sí bajo la atenta mirada de la élite.

Muchas leyendas se basan en historias reales. Y hay algo en estas historias de “juegos de élite” que son verdad. El creador de El juego del calamar, Hwang Dong-hyuk, adaptó este concepto ancestral, agregó la sociedad actual con la distopía de alta tecnología y mezcló una gran cantidad de locura de élite oculta. El resultado es El juego del calamar, es la serie más vista de Netflix. Pero lo que desconoce mucha gente es que los mensajes de esta serie son realmente retorcidos y preocupantes. Se trata de la cultura de la muerte que obsesiona a la élite y hace que los espectadores formen parte de ella. Y, a través de un sutil simbolismo, la filosofía de la élite está muy presente para que la veas y la adores. A continuación, algunos de los mensajes y simbolismos de El juego del calamar.

Dos círculos

La serie trata sobre personas con deudas que son reclutadas para jugar un “juego” en el que el ganador recibe una enorme suma de dinero. Los perdedores mueren. Posteriormente, nos enteramos de que todo este maquiavélico “universo” ha sido orquestado por un grupo de la élite que disfruta viendo cómo los “campesinos miserables” son humillados, infantilizados y obligados a convertirse en animales inmorales para poder sobrevivir.

El tema central de esta serie se resume acertadamente durante los primeros segundos del primer episodio. El logotipo principal de la serie ilustra perfectamente la filosofía central de El Juego del calamar y, por extensión, la élite. El rectángulo representa las masas. El círculo en la parte inferior representa a aquellos que son pobres y están muy endeudados. El triángulo sobre el rectángulo representa la élite que gobierna a las masas. El círculo superior representa la élite oculta todopoderosa que controla el mundo.

Apropiadamente, el narrador explica que los niños que juegan en El juego del calamar deben llegar al círculo superior para ganar. Cuando eso sucede, el narrador dice:

“Y, en ese momento, me sentí como si fuera dueño del mundo entero. Poseía el mundo entero”, como la élite representada por ese círculo superior.

El juego del calamar, una sociedad gobernada por la élite

Los juegos tienen lugar en un enorme complejo oculto en una isla remota. En muchos sentidos, este lugar se asemeja a las instalaciones MKULTRA de Estados Unidos, donde tuvieron lugar todo tipo de experimentos enfermizos. Y el sistema distópico que ocurre tiene dentro de estos muros es un microcosmos para nuestra sociedad moderna. Los jugadores son despojados de todas sus posesiones, incluida la dignidad, y son infantilizados en un grado ridículo. Estos jugadores representan cómo la élite percibe a las masas. Antes de cada juego, se lleva a los jugadores a través de un laberinto de escaleras inspiradas en las obras del artista neerlandés M. C. Escher (1898-1972). Este lugar transmite una sensación de confusión y desorientación que favorece el estado infantil de los jugadores.

Los juegos tienen lugar en coloridos patios de recreo que asociamos naturalmente con la diversión y la inocencia de la infancia. Sin embargo, cada “patio de recreo” se convierte en el lugar de brutales asesinatos en masa llevados a cabo por trabajadores sin rostro. Odian la salud de la infancia. Quieren individuos tristes y destrozados.

Sin embargo, en un momento, los jugadores se unen y exigen un voto para poner fin a esta locura. Los jugadores terminan votando por detener el juego y todos regresan a sus casas. Pero casi todos se dan cuenta de la miserable realidad en la que viven y que solo pueden solucionarse con dinero. Convenientemente, los organizadores del juego hacen un seguimiento de estos jugadores y los invitan a regresar. El resultado: la mayoría de los jugadores vuelven al juego por su propia voluntad. Este concepto es importante para la élite, ya que creen que los libera de las leyes kármicas. En resumen: el proceso democrático fue una ilusión. La élite manipuló el sistema para obtener el resultado que querían.

Cuando vuelven al juego, la solidaridad entre los jugadores se disipa rápidamente. Para ver a los jugadores enfrentarse entre sí, los organizadores les dan a propósito, un solo huevo como comida. Los jugadores comienzan a luchar por los preciados huevos. Esto refleja una táctica clásica de la clase dominante: al hacer que los recursos escaseen, las masas dejan de centrarse en las reglas y comienzan a luchar entre sí por las sobras.

Los próximos juegos están diseñados específicamente para enfrentar a los jugadores entre sí. Por ejemplo, el juego de las canicas requiere que los jugadores formen equipos de dos. Naturalmente, la mayoría de los jugadores se asocian con la persona más cercana. Un chico incluso coincide con su mujer. Luego aprenden que los dos jugadores deben jugar uno contra el otro, y el perdedor muere. Los jugadores también se dan cuenta de que pueden matarse unos a otros con total impunidad fuera de los juegos. Esto conduce al caos y asesinatos cuando los jugadores están en la zona principal.

Esta escena presagia las numerosas muertes por disparos que están a punto de suceder. Además, la pistola es un encendedor que puede referirse a los cuerpos que se están incinerando. El hecho de que Gi-hun le dé este regalo a su hija está en línea con la agenda general de exponer a los jóvenes a la agenda de la élite.

La élite

Para los últimos tres juegos, los organizadores dan la bienvenida a los VIP: personas ultramillonarias y de la élite que vinieron a ver los juegos personalmente. A través del simbolismo, la serie indica quiénes son exactamente estas personas. Los VIP aparecen con máscaras de animales en la cara, una práctica real de la élite que ha estado realizando durante siglos.

Apropiadamente, estos VIP están obsesionados con los dos elementos centrales del lado animal de los humanos: la lujuria y la sangre. Después de cinco juegos, solo quedan tres jugadores. Son los jugadores de “élite”. En consecuencia, se les da ropa elegante y se les invita a un banquete. Se acabaron los huevos duros. El escenario de esta fiesta no podría ser más simbólico. Para la fiesta, las mesas se colocan en forma de triángulo con lámparas en el centro. Ese triángulo se coloca encima de un piso de tablero de ajedrez. Además, hay dos “pilares” de luz a cada lado. Todo es un simbolismo masónico descarado. La escena transmite la naturaleza oculta y ritualista de este juego. En la masonería, el tablero de ajedrez es la superficie transformadora donde tienen lugar los rituales.

El ritual más poderoso de todos: el sacrificio de sangre. Y eso es exactamente lo que los VIP quieren que suceda. Como era de esperar, Gi-hun finalmente gana el juego. Por lo tanto, regresa al mundo real con el equivalente a 33 millones de euros en su cuenta bancaria. Sin embargo, Gi-hun está muerto por dentro y pasa alrededor de un año “limpiándose”. Y es entonces, cuando el protagonista una invitación simbólica. En varias escuelas espirituales, incluida la Cabalá, “séptimo cielo” significa el cielo más alto, donde moran Dios y los ángeles más exaltados.

En un giro importante de la trama, nos enteramos de que el anciano es en realidad el creador de los juegos. Cuando Gi-hun le pregunta por qué creó un sistema tan horrible, él responde:

“Si tienes demasiado dinero, no importa lo que compres, comas o bebas. Todo se vuelve aburrido. Todos mis clientes eventualmente comenzaron a decir las mismas cosas cuando hablábamos. Todos sintieron que ya no había alegría en sus vidas. Entonces, decidimos juntarnos y comenzamos a preguntarnos qué podíamos hacer todos para finalmente divertirnos un poco.”

¿Explica esto por qué la élite participa en actividades tan extremas y depravadas? En cualquier caso, para este anciano, simplemente ver los juegos ya no era suficiente. Quería formar parte para sentirse vivo. Por último, Gi-hun aparentemente sale de su reunión en el séptimo cielo como un hombre cambiado. Para reflejar este profundo cambio, se tiñe el cabello de rojo (que también es el color que representa el sacrificio y la iniciación en los círculos ocultos). Luego, decide coger un avión para finalmente ir a ver a su hija. Sin embargo, en el último segundo, se da la vuelta.

En conclusión

No vamos a explicarte como acaba la serie, pero en resumen, el final no es feliz. Todos pierden el juego. Excepto por la élite que disfruta de los juegos. El juego del calamar es la serie más vista en la historia de Netflix por varias razones. Más allá de su impactante violencia y su “apasionante” historia, la serie explora varios temas como la religión, la naturaleza humana y las desigualdades económicas. Si bien varios medios interpretan la serie como una crítica del capitalismo”, parecen pasar por alto el tema más obvio y flagrante: la sociedad está gobernada por una élite oculta enferma que se complace en dividir, controlar, deshumanizar, infantilizar y abusar directamente de la sociedad.

Y esa historia no termina con la eliminación de este juego enfermizo, termina con el ganador convirtiéndose en uno de ellos. Y ese es el objetivo de la serie: los espectadores terminan disfrutando de esta forma enfermiza de entretenimiento de la misma manera que la élite disfruta viendo cómo matan a la gente. Ahora que ya tienes algo de información sobre el mensaje oculto de El juego del calamar, ¿quieres ver la serie?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

shares