La NASA advierte que hay probabilidades de que el asteroide Bennu podría impactar en la Tierra

De todos los desastres naturales que pueden afectar la vida en la Tierra, son los impactos de asteroides los que tienen el potencial de acabar con la vida tal como la conocemos. Así como los dinosaurios encontraron su destino con la ayuda de un gran asteroide hace unos 66 millones de años, la humanidad se verá en serios problemas cuando ocurra un evento similar. Pero parece ser que los científicos se están tomando en serio tal amenaza y ahora han decidido advertir sobre el potencial destructivo de los asteroides cercanos a la Tierra.

Encontrar los asteroides es solo la primera parte del rompecabezas, pero los científicos también tienen algunas ideas sobre cómo evitar posibles colisiones futuras. Dos nuevas misiones lanzadas por la NASA y la Agencia Espacial Europea (ESA) van a probar un método para desviar los asteroides terrestres de su curso. La misión DART de la NASA (prueba de redirección de doble asteroide) despegará algún tiempo después del 24 de noviembre de este año, y la nave espacial llegará al sistema de asteroides Didymos, a 11 millones de kilómetros de la Tierra, aproximadamente un año después. Allí, chocará contra la luna pequeña de Didymos, una roca más pequeña que orbita el asteroide. Entonces, ¿es seguro desviar un asteroide cercano a la Tierra como parte de una prueba? Pues eso depende a quien le preguntes. Dicho esto, ¿podría un enorme asteroide de 500 metros de ancho amenazar a la Tierra en el próximo siglo? Según la NASA, sí que hay posibilidades.

Fecha de impacto

El asteroide cercano a la Tierra (101955) Bennu es uno de los dos asteroides conocidos más peligrosos del sistema solar, junto con (29075) 1950 DA. En este momento, parece ser que Bennu no representa ninguna amenaza y está muy lejos de la Tierra. Esto está en línea con las predicciones anteriores de la NASA, que la Tierra tenía cero riesgos de impacto de un asteroide en el actual siglo. Pero en 2135, a poco más de un siglo de distancia, Bennu comenzará a acercarse más a la Tierra. En ese momento, todavía no representará una amenaza, pero es esencial estudiar si la gravedad de la Tierra cambiará la trayectoria del asteroide alrededor del Sol, y tal vez incluso lo acerque para impactar contra nuestro planeta.

Esto es exactamente lo que la NASA buscó responder en su nuevo estudio, cuyos hallazgos han sido publicados en la revista científica Icarus. Utilizando datos de seguimiento de precisión de la sonda espacial OSIRIS-REx, la NASA pudo estudiar mejor el asteroide y sus movimientos durante el año 2300. Usando este modelo, los científicos redujeron significativamente las incertidumbres en su órbita, y el asteroide tiene una probabilidad de 1 entre 1.750 (alrededor del 0.057%) de impactar contra la Tierra en 2300. Sin embargo, la fecha con las mayores posibilidades de tener un impacto es el 24 de septiembre de 2182, con una probabilidad de 1 entre 2700 (alrededor del 0,037%).

Los datos fueron recopilados por la nave espacial OSIRIS-REx, que pasó unos dos años muy cerca de Bennu antes de partir el 10 de mayo de 2021. Una muestra de roca y polvo del asteroide se enviará a la Tierra para ser estudiada el 24 de septiembre de 2023. La gran preocupación que había con Bennu era que podría atravesar lo que se conoce como un “ojo de cerradura gravitacional” en 2135, ya que hacerlo en determinados momentos podría ponerlo en curso de colisión con la Tierra. Sin embargo, los estudios aún no han mostrado ninguna probabilidad de que se convierta en un riesgo grave, aunque el riesgo en sí permanece.

Un peligro para la humanidad

Pero si impactara, el daño sería, según una estimación, el equivalente a 1.200 megatones de TNT. A modo de comparación, la bomba nuclear de Little Boy lanzada sobre Hiroshima en 1945 tenía alrededor de 0,015 megatones de TNT. El asteroide también está programado para acercarse a la Tierra en 2060, pero es poco probable que cause daños y estará demasiado lejos para verlo con prismáticos comunes. El impacto de un asteroide sigue siendo uno de los desastres naturales más peligrosos que podrían ocurrir. Es por esta razón que los astrónomos de todo el mundo, incluida la Oficina de Coordinación de Defensa Planetaria (PDCO) de la NASA, trabajan para monitorear todos los asteroides cercanos y calcular su trayectoria para ver si alguno de ellos representa una amenaza para el planeta.

Algunos, como el PDCO de la NASA y la Prueba de Redireccionamiento del Asteroide Doble (DART) de la Universidad John Hopkins, buscan encontrar formas de contrarrestar los posibles impactos de asteroides, este, en particular, quiere lanzar una nave espacial a un asteroide para utilizar la velocidad y su impacto para alterar la trayectoria de un asteroide ligeramente, lo suficiente como para desviarlo de su curso.

O, en términos sencillos, golpearlo con un cohete con la velocidad suficiente para cambiar su dirección en una fracción de un por ciento. Este proyecto se pondrá a prueba pronto, en un asteroide muy alejado del planeta. Sin embargo, Airbus propuso una posible solución más inmediata, que haría que los satélites de televisión fueran esencialmente “secuestrados” y reutilizados para desviar un asteroide, y esta solución solo podría tardar unos meses en prepararse y lanzarse. Independientemente, la NASA y otras organizaciones vigilan el cielo en busca de asteroides que se acerquen al planeta, incluido el uso de telescopios especiales para los llamados “cazadores de asteroides”.

Pero también hay decir que en los últimos años la NASA ha perdido credibilidad en lo que se refiere a los asteroides. Por ejemplo, el pasado año el asteroide 2020 QG, de tres a seis metros de ancho), rozó nuestro planeta, tras pasar a 2.950 kilómetros de distancia, estableciendo un nuevo récord de cercanía. Nunca jamás, un cuerpo espacial había pasado tan cerca. Pero lo más sorprendente de todo fue que la mismísima NASA no fue capaz de detectarlo. Esto nos demuestra que la agencia espacial estadounidense podría equivocarse con sus predicciones sobre Bennu, y acabar impactando antes de lo previsto.

¿Qué opinas sobre el asteroide Bennu? ¿Es una verdadera amenaza para la humanidad?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

shares