La maldición de Tuntakamón 2021: Se anuncia por primera vez se trasladará el sarcófago del faraón egipcio

“Malditos sean los que perturben al resto de un faraón. Los que rompan el sello de esta tumba encontrarán la muerte por una enfermedad que ningún médico puede diagnosticar.” Da miedo, ¿verdad? Bueno, esa es una de las muchas advertencias, o maldiciones, que se encuentran en muchas tumbas del Antiguo Egipto para alejar a los ladrones. Las historias sobre las maldiciones de los faraones son innumerables. El sarcófago encontrado en 2018 en Alejandría, que se pensó que podría ser el lugar de descanso final de Alejandro Magno o Alejandro el Grande, provocó un sinfín de teorías e historias sobre las maldiciones, y ya que se difundió que el misterioso sarcófago estaba maldito y podría traer 2000 años de oscuridad.

Después de abrir el sepulcro gigante, los arqueólogos descubrieron lo que contenía tres esqueletos humanos hundidos en una extraña agua de color marrón, con un olor tan nauseabundo que era imposible trabajar sin usar mascarillas. A lo que se refiere la maldición, lo cierto es que los arqueólogos descartaron esta posibilidad, pero tal vez se cumplió, ya que poco después se propagó un misterioso virus por el mundo. Y mientras aún estamos sintiendo los posibles efectos de la maldición de Alejandría, ahora podríamos encontrarnos ante una amenaza mucho peor, la madre de todas las maldiciones, la del faraón Tutankamón.

La maldición de Tutankamón

El Gran Museo Egipcio ha anunciado que trasladará el sarcófago ‘maldito’ de Tutankamón por primera vez. Este féretro se exhibirá en el Museo Egipcio de El Cairo, cuya construcción ha finalizado. El rey Tutankamón fue el faraón más popular del antiguo Egipto y el mundo quedó atónito cuando se descubrió su tumba. Lo más sorprendente fue que 6 arqueólogos murieron a los pocos meses de abrir la tumba del rey Tutankamón.

Entre aquellos que perecieron se encontraba George Herbert de Carnarvon, quien financió la excavación. También conocido como Lord Cornarvan sufrió la picadura un mosquito mientras se afeitaba, lo que provocó su muerte dos días después por fiebre alta. El radiólogo Sir Archibald Douglas Reid, quien supuestamente realizó radiografías en el cuerpo del Rey Tut, murió repentinamente sin ningún motivo.

Un investigador murió por envenenamiento por arsénico. Uno de ellos fue el príncipe Ali Kamel Fahmy, a quien su mujer disparó ese mismo año. En 1924, uno de los visitantes del gobernador general de Sudán, Sir Lee Stack, fue asesinado por sus oponentes. Incluso todas las personas que invirtieron dinero en la excavación del sarcófago continuaron muriendo una tras otra. En una década de excavación, solo quedaban 6 de las 26 personas que participaron en el descubrimiento.

En ese momento se dijo que todas estas personas fueron maldecidas por el rey Tutankamón. El tesoro del rey Tutu continuó extendiéndose por todo el mundo, pero su ataúd se mantuvo inmóvil, completamente solo. Ahora, este sarcófago será trasladado al Gran Museo de Egipto. Se ha completado el 97 por ciento de las obras de construcción de este museo. El gobierno egipcio dice que incluso después de la pandemia de coronavirus, el museo abrirá este año. Y cuando abra, se guardarán 50 mil obras de arte en un solo lugar. También incluye los objetos que acompañaban a Tutankamón.

El arqueólogo local Ahmed Rabie Mohamed de la ciudad de Luxor dijo que si Tutankamón se va de Luxor, provocara un gran impacto negativo en los habitantes ya que el rey Tut ha estado en el Valle de los Reyes desde la primera vez que se presentó al mundo en 1922.

“Cuando se hizo la prueba a Tutankamón, sucedió lo mismo en el Valle de los Reyes”, dijo Ahmed a la agencia de noticias digital Asiaville. “Esa gente había traído sus máquinas de rayos X y el Rey Tut nunca se había ido de aquí. Están hablando de llevarlo.”

Otro guía turístico, llamado Mohammed, dijo que la marcha de Tutankamón tendrá un efecto muy negativo en la llegada de turistas. Y advirtió que no se deberían burlarse del antiguo rey. Sin embargo, el Dr. Altaiyb Abbas, Director de Asuntos Arqueológicos de Egipto, no estuvo de acuerdo con las opiniones expresadas por los arqueólogos y dijo que si Tutankamón estuviera vivo hoy, él mismo iría a El Cairo.

Con respecto a la maldición, el profesor Abbas dijo que la conoce y la respeta. Aunque también hay que decir que los científicos tienen una opinión muy diferente sobre la maldición. Creen que se trataba de un cadáver cuya infección puede extenderse si alguna parte toca la herida abierta de un ser humano. Es por eso por lo que los arqueólogos ahora usan máscaras para trabajar en el sarcófago de Tutankamón.

Pero no solo los expertos están realmente preocupados con el traslado de Tutankamón, sino también muchos egipcios, quienes consideran que 2021 no es el momento idóneo para hacerlo. Expertos en la materia han advertido que la maldición no solo afectará a aquellos que participen en el traslado, sino que será a nivel mundial. Dicen que podríamos encontrarnos con muchas más pandemias y misteriosas enfermedades, hambrunas, plagas de insectos y muerte generalizada en todo el mundo. Al parecer, antes de la muerte de Tutankamón los sacerdotes realizaron un ritual para evitar que el cuerpo del rey Tut fuera profanado. Habrá que esperar para saber si se cumple la maldición de Tutankamón.

¿Crees que deberían de respetar el último lugar descanso de Tutankamón? ¿Se cumplirá su maldición?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

shares