La increíble historia de Shanti Devi, la niña india que demuestra haber vividos dos veces

Durante mucho tiempo la religión y la filosofía han discutido sobre la existencia de las almas, pero fue el caso de una joven llamada Shanti Devi de Delhi, India, lo que hizo que en la década de 1930 se considerada la reencarnación. Poco después de aprender a hablar, Devi regaló a sus padres historias de su vida pasada en una ciudad en la que ni ella ni su familia habían estado. Eventos simples desencadenarían recuerdos de esta vida, como comer una comida que le recordaba las comidas que solía disfrutar en sus otras vidas, o mientras se vestía le contaba a su madre sobre la ropa que solía usar.

Devi finalmente explicó a sus padres que su nombre anterior era Lugdi y que murió poco después de tener un hijo en octubre de 1925. Agregó detalles asombrosos sobre sus dolores de parto y los procedimientos quirúrgicos a los que se sometió. Al parecer, tales hechos no podrían haber sido evocados ni siquiera por el niño más imaginativo. Cuando reveló el nombre de su ex marido, la familia de Devi se sorprendió al descubrir que él todavía estaba vivo y vivía precisamente de donde su hija había revelado. Se concertó un encuentro histórico entre ellos, que ni siquiera la ciencia pudo explicar del todo.

Los recuerdos de Shanti Devi como Lugdi

Nacida el 11 de diciembre de 1926, Shanti Devi parecía ser un bebé perfectamente normal, hasta que a la edad de cuatro años comenzó a divagar sobre una vida pasada en un pueblo llamado Mathura, a casi 120 kilómetros de distancia. Devi recordó con asombroso detalle todas las tiendas y calles de la ciudad. También empezó a hablar de su marido, un comerciante cuyo nombre se negó a revelar hasta que tuvo unos nueve años. Pero sí les dijo a sus padres que él era bueno, que tenía una verruga en la mejilla izquierda y que usaba gafas para leer.

A pesar de los inusuales detalles de sus recuerdos, los padres de Devi descartaron sus recuerdos como mera imaginación infantil. Pero cuando Devi reveló que el nombre de su marido era Pandit Kedarnath Chaube, a veces conocido como Kedar Nath, un amigo de la familia decidió averiguar si había algo de verdad en lo que había estado diciendo. El amigo envió una carta a un comerciante llamado Kedar Nath en Mathura para preguntarle sobre los inusuales recuerdos de Devi. Para sorpresa del amigo, Nath respondió confirmando todos los detalles. Nath también acordó enviar a un familiar a la casa de Devi para evaluar la situación.

En un esfuerzo por poner a prueba sus conocimientos, primero el familiar fue llevado ante Devi y presentado como su marido. Devi no se dejó engañar y dijo que no, que era el primo de su marido. Conmocionado, Nath y el hijo que tuvo con Lugdi, ahora de diez años, entraron ellos mismos a la casa. Al verlos, Devi supuestamente se echó a llorar. Nath solicitó hablar con Devi por su cuenta y, según admitió él mismo, afirmó que cada respuesta que ella daba a sus preguntas era completamente precisa. Shanti pasó varios días con Kedar Nath y su hijo antes de que tuvieran que regresar a Mathura. Entristecida por su marcha, suplicó a sus padres que la dejaran viajar a su antigua casa. Ella prometió que podría llevarlos directamente a su antigua casa y, tal vez para convencerlos aún más, explicó que tenía una caja de dinero enterrada allí.

Los padres de Devi cedieron, aunque considerando que la historia había captado la atención de Mahatma Gandhi, difícilmente tenían otra opción. El famoso líder indio estableció una comisión para investigar el asombroso caso, y en noviembre de 1935, una docena de investigadores se unieron a Devi y sus padres en el viaje en tren de tres horas a Mathura.

Su regreso emocional a Mahtura

“Una vez que salimos de la estación de tren… la niña fue colocada en el asiento delantero y nuestro carruaje se adelantó a todos los demás”, relató uno de los investigadores. “Se tomaron las precauciones necesarias para que no se permitiera que ningún peatón interfiriera por el camino. El conductor recibió instrucciones de seguir la ruta indicada solo por la niña, sin importar a dónde se dirigía.”

Efectivamente, Devi no tuvo problemas para dirigir al grupo a lo que, según ella, era su antiguo hogar. En el camino, notó varias calles que no habían sido pavimentadas antes y edificios que no estaban allí durante su vida anterior. El conductor confirmó que estos detalles eran correctos. Mientras investigaba la casa con Kedar Nath, un miembro de la comisión preguntó sobre el tesoro enterrado que mencionó. Shanti Devi rápidamente corrió escaleras arriba y se dirigió directamente a una esquina de una habitación, declarando que la caja estaba escondida debajo del piso. Kedar Nath abrió el suelo y encontró un pequeño cofre. Estaba vacío.

Conmocionada, Shanti Devi comenzó a mirar dentro del hueco, segura de que el dinero estaba allí. Kedar Nath luego admitió que había cogido el dinero en efectivo después de la muerte de su mujer. El viaje de Devi por Mathura continuó hasta la casa de sus antiguos padres.

“Ella no solo lo reconoció, sino que también pudo identificar a su viejo ‘padre’ y ‘madre’ en una multitud de más de 50 personas”, escribió uno de los investigadores. “La niña abrazó a sus ‘padres’, quienes lloraron amargamente al verla.”

Aunque deseaba quedarse más tiempo en Mathura, los padres actuales de Devi y los investigadores pronto regresaron a Delhi. En su informe, la comisión no encontró ninguna explicación racional para lo que presenciaron.

Su experiencia en la otra vida

Parecía que Devi no solo podía recordar su vida anterior, sino que también tenía una explicación para la otra vida. En 1936 y 1939, ella transmitió su experiencia en la muerte tanto a escépticos como a creyentes. Afirmó que en el momento de su muerte, se sentía mareada y envuelta en una “oscuridad profunda” antes de que un destello de luz revelara a cuatro hombres en ropa interior amarilla frente a ella.

“Los cuatro parecían estar en la adolescencia y su apariencia y vestimenta eran muy brillantes”, dijo Devi en una sesión de hipnosis. “Me pusieron en una taza y me llevaron.”

Devi dijo que vio al dios hindú Krishna mostrando a cada persona un registro de sus buenas y malas acciones en la tierra y diciéndoles lo que les sucedería a continuación. Luego, Devi dijo que la llevaron a una escalera dorada desde la cual podía ver un río tan “limpio y puro como la leche”. Relató que vio almas allí y que parecían llamas en lámparas. Años más tarde, Devi concedió una entrevista a un periódico. En 1958, Shanti Devi tenía 32 años y nunca se había casado. Vivía una vida espiritual tranquila en Delhi. También dijo que había pensado formar una organización dedicada a la idea de vivir la vida de acuerdo con los “dictados de la voz interior”.

El caso de Shanti Devi fue el más investigado en la historia que demuestra las creencias hindúes sobre vidas pasadas. Por desgracia, Devi falleció en 1987 a la edad de 61 años. Sin embargo, su historia es una clara evidencia de que no solo es posible la reencarnación, sino que es toda una realidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

shares