“Free Guy” la película que nos muestra que nosotros podríamos vivir en una gran simulación de computadora

¿Qué es la realidad? Innumerables librepensadores han reflexionado sobre esa cuestión durante siglos, formulando teorías que van desde lo científico hasta lo místico. Desde un punto de vista puramente empírico, la respuesta parece obvia: la realidad es cualquier cosa que podamos percibir utilizando uno o más de los cinco sentidos: gusto, olfato, tacto, oído y vista. Pero algunos de los mejores filósofos y físicos, sostienen que ese no es necesariamente el caso. Es posible que la realidad no sea más que una simulación por ordenador ultra avanzada en la que simulamos vivir, trabajar, reír y enamorarnos.

Desde el momento en que entró en la conciencia popular, muchos han notado que la teoría de la simulación es esencialmente una rama moderna de la historia de Platón “alegoría de la caverna” de la obra “República”, y la hipótesis del demonio maligno de René Descartes en “Meditaciones metafísicas”. Ambos contienen cavilaciones sobre la percepción y la naturaleza del ser, temas que continúan siendo polémicos. Ya en el siglo XXI, el filósofo Nick Bostrom propuso en la revista académica “The Philosophical Quarterly” que el universo y todo lo que contiene podría ser una simulación. Y ahora nos encontramos que la película recién estrenada Free Guy, nos demuestra que podríamos ser simplemente personajes de un videojuego.

Más que una película

La semana pasada, llegó a los cines la última película de Ryan Reynolds “Free Guy”. El actor de Deadpool interpreta a Guy, un personaje no jugador (NPC por sus siglas en inglés) en un videojuego al estilo Fortnite. Sin embargo, después de conocer a la mujer de sus sueños (Jodie Comer), el mundo de Guy comienza a abrirse de maneras increíbles. Los personajes de la película existen tanto en el videojuego llamado Free City como en el “mundo real”. Aparte de las actuaciones carismáticas y la historia original, lo que ha hecho que la película sea todo un éxito en taquilla han sido los personajes complejos, tanto virtuales como reales, que buscan el amor, la aceptación y la razón de su existencia.

Free Guy coloca a personas reales y NPC en escenarios en los que se enfrentan a pruebas y la forma en que reaccionan puede determinar su supervivencia. Las simulaciones de IA se enamoran mientras los humanos se traicionan entre sí, pero todos los personajes muestran comportamientos reveladores. Entonces, la pregunta es: ¿nosotros no seremos NPCs como Guy? Y si fuera así, ¿ ¿qué pasa con nuestro libre albedrío?

El libre albedrío de nuestra simulación

El periodista Benjamín Curtis, profesor de filosofía en la Universidad Nottingham Trent, ahonda en la filosofía de Free Guy en un artículo publicado en el portal de noticias The Conversation. En la película, Guy siente que tiene libre albedrío, pero admite que sus pensamientos y comportamiento dependen de su programación. Para Curtis es una teoría correcta ya que si nuestras mentes no fueran más que un programa de ordenador ejecutándose en un servidor, entonces sería difícil ver cómo podríamos tener un control real sobre lo que pensamos y hacemos. Todo estaría determinado por nuestra programación.

Ahora bien, ¿cuál es la diferencia entre una mente que funciona según un programa en un ordenador y una que funciona según las leyes biológicas en un cerebro? El profesor de filosofía dice que Guy no tiene libre albedrío porque sus pensamientos y acciones son el resultado de operaciones electrónicas que se llevan a cabo dentro de un ordenador sobre el que no tiene control. Pero nuestros pensamientos y acciones son el resultado de operaciones biológicas que ocurren dentro de nuestros cerebros, y tampoco tenemos control sobre ellos. Entonces, no existiría el libre albedrío. Sin embargo, la programación de Guy y nuestra neurología simplemente establecen ciertos parámetros dentro de los cuales la acción libre todavía es de alguna manera posible. O quizás el libre albedrío consista en algo más que poder hacer otra cosa que nosotros.

¿Los NPC pueden ser conscientes?

Otra cuestión realmente polémica propuesta por Curtis es la posibilidad de que los NPC tengan consciencia. Al parecer, las consecuencias de que existan mentes informáticas conscientes son más que mera especulación. Una de esas consecuencias es la cuestión del estatus moral de tales mentes, que se plantea en Free Guy. Si pueden tener deseos y emociones, estar felices o tristes y enamorarse, todo lo que hace Guy en la película, entonces ciertamente parecen merecer tanto respeto moral como los seres humanos.

Pero entonces parecería moralmente incorrecto interferir con sus vidas, como reiniciar su programación, lo que sería similar a un asesinato. Como tal, parecería que los marcos legales que protegen nuestros derechos tendrían que ampliarse para proteger también los suyos.

Vivimos en un multiverso simulado

El científico informático del MIT y diseñador de videojuegos de Silicon Valley, Rizwan Virk, publicó un libro en 2019 titulado “La hipótesis de la simulación”, en el que explora cuestiones más profundas sobre la naturaleza del espacio y el tiempo en todos los universos posibles. Virk explora la idea de que los universos paralelos son el resultado de diferentes ejecuciones de la simulación, con variables combinadas, una idea sugerida por primera vez por Philip K. Dick y una explicación racional del misterioso efecto Mandela. Al vincular las ideas de ciencia ficción y el amplio conocimiento de Virk en informática, física cuántica y videojuegos, este libro coincide ampliamente con la idea de Free Guy.

“Cuando apareció Matrix en 1999, estaba en el ámbito de la ciencia ficción”, dijo Virk en un comunicado de prensa a PR Newswire. “Con los avances actuales en Realidad Virtual, Realidad Aumentada y Metaverso, un universo simulado no está muy lejos. Con The Matrix 4 y Free Guy, este es el año de las películas de simulación; pero los multiversos también son extremadamente populares, con programas de televisión como Loki a Flash y Superman & Lois.”

Virk explica en su libro que hay múltiples versiones de nosotros en universos paralelos simulados separados pero relacionados. Y la película Free Guy es otra prueba de que muy posiblemente seamos NPCs en un videojuego.

¿Qué opinas sobre la teoría de Free Guy? ¿Somos NPCs en un videojuego?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

shares