Es descubierto un “nuevo” Triangulo de las Bermudas donde los barcos pilotan en círculos

El Triángulo de las Bermudas es un área delimitada por líneas invisibles entre Bermudas, Florida y Puerto Rico donde se dice que aviones desparecen misteriosamente en el aire, o los barcos se hunden en aguas profundas. Se han contado muchas historias sobre las desapariciones. Las teorías incluyen extraterrestres, tormentas geomagnéticas, el continente perdido de la Atlántida y fuertes vórtices que arrastran a las víctimas directamente a otra dimensión.

Pero los científicos a lo largo de los años han señalado que existen explicaciones plausibles para las misteriosas desapariciones, y que los riesgos de viajar a través del Triángulo de las Bermudas no son diferentes a otros océanos. Una de las posibilidades es que las embarcaciones se podrían haber encontrado inesperadas olas gigantes. Aunque esto no explicaría todos los aviones desparecidos, como el escuadrón de bombarderos llamado ‘Vuelo 19’. Sin embargo, el Triángulo de las Bermudas no sería el único lugar del mundo sonde se han registrado anomalías. Ahora, se ha descubierto lo que parece ser un nuevo ‘Triangulo’ al sur del Océano Atlántico, al oeste de la ciudad sudafricana de Ciudad del Cabo.

Nueva anomalía en el océano

El petrolero Willowy se dirigía a su próximo destino el 31 de mayo cuando se solicitó la presencia en el puente de los oficiales a bordo. El motivo fue que su petrolero, junto con otros cuatro barcos más, habían comenzado a navegar en círculos e incluso estuvieron a punto de chocar. Según informa el canal de televisión británico Sky News, los barcos no pudieron navegar al sur del Océano Atlántico, al oeste de Ciudad del Cabo, Sudáfrica. En un principio los oficiales de Willowy inicialmente pensaron que la causa de su extraña navegación se debía a las fuertes corrientes que empujaban al barco. Sin embargo, no hubo tales corrientes en ese momento.

La siguiente explicación fue que la anomalía podría haber sido causada por una manipulación sistémica de GPS, que se creó para permitir a los buques comunicar su posición y otras informaciones relevantes para que otros buques o estaciones puedan conocerla y evitar colisiones. La tecnología se conoce como Sistema de Identificación Automática (AIS).

Transmite un identificador único de cada barco a otro barco cercano, incluida su ubicación GPS, su velocidad y hacia dónde se dirigen. Las señales también se recopilan a través de satélites y se utilizan para rastrear cualquier comportamiento sospechoso en el mar. De acuerdo con un análisis global de estos datos realizado por los grupos ambientalistas SkyTruth y Global Fishing Watch, también se han producido varios incidentes circulares a una gran distancia de los puertos chinos.

Según Phil Diacon, director ejecutivo de la compañía de inteligencia marina Dryad Global, los círculos que ocurrieron en China se atribuyeron a la interferencia del GPS, y ha también han estado sucediendo en lugares como San Francisco. Sin embargo, este no fue el caso con Willowy.

“La interferencia del GPS puede tener serias consecuencias, con la mitad de todas las víctimas en el mar relacionadas con errores de navegación”, dijo Diacon.

Sin embargo, la interferencia del GPS que ataca a otras embarcaciones es increíblemente rara, especialmente porque estaban lejos del Mar del Sur de China, donde ocurrieron los fallos más comunes. También están lejos del Estrecho de Ormuz, lo que sugiere que no fue hecho por el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria iraní que usa la interferencia del GPS para engañar a los barcos para que entren en sus aguas. Entonces, descartando las interferencias GPS, ¿qué está causando que Willowy y otras cuatro embarcaciones naveguen en círculo?

Debilitamiento del campo magnético

Aparentemente, la Agencia Espacial Europea (ESA) tiene la respuesta. Al parecer el campo magnético se está debilitando en una gran sección entre África y América del Sur, y esto ha estado sucediendo durante 50 años. Incluso tiene un nombre y se llama “Anomalía del Atlántico Sur”. El área con un campo magnético más débil se ha hecho más grande y se está moviendo hacia el oeste, y en los últimos cinco años, el segundo centro de intensidad mínima ha crecido al suroeste de África, extremadamente cerca de donde Willowy y otros cuatro barcos comenzaron a navegar en círculos.

Los expertos creen que está sucediendo mientras la Tierra se dirige hacia una inversión de polos que ocurriría en unos pocos siglos. Ciertas embarcaciones como Willowy usan un girocompás junto con otros sistemas. Un girocompás detecta el norte verdadero y permite a los oficiales a bordo determinar hacia dónde se dirigen y dirigirse hacia él: si un girocompás fallara, el barco comenzaría a navegar en círculos como lo hizo el Willowy.

Afortunadamente, los oficiales sabían lo que sucedió y, según Sky News, el barco pudo reanudar su curso original después de cambiar a su giroscopio secundario junto a una brújula magnética. La compañía propietaria de Willowy explicó el fenómeno como “un colapso incidental” y que “la reparación se realizará en el próximo puerto donde los técnicos en tierra identificarán la causa”. Pero no todos están del todo de acuerdo con la explicación oficial, y consideran que la anomalía que está ocurriendo en el Océano Atlántico es mucho más que un debilitamiento del campo magnético, y creen que se ha descubierto otro “Triangulo de las Bermudas” y que las embarcaciones coreen un grave peligro al navegar por esas aguas.

¿Qué opinas sobre la anomalía del Océano Atlántico? ¿Se trata de un nuevo “Triangulo de las Bermudas»? ¿O te crees la explicación del debilitamiento del campo magnético?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

shares