Anuncios

En esta antigua escultura griega se ¿muestra un ordenador portátil?

Los viajes en el tiempo siempre ha sido un tema fascinante para los seres humanos. Probablemente sea debido al hecho de que estamos obsesionados con cambiar acontecimientos del pasado, o conocer detalles del futuro. Imagínate por un momento viajando al pasado, reviviendo buenos recuerdos y con la posibilidad de cambiar algunos errores.

Aunque científicos, expertos y entusiastas llevan tiempo investigando todas las posibilidades sobre los viajes en el tiempo, todavía no se ha podido o no se ha querido demostrar de una forma clara y contundente. Sin embargo, gracias al avance de la tecnología, descubrimos casi todos los días nuevas evidencias de en el pasado.

Y de nuevo tenemos que hablar de este tipo de sorprendentes evidencias. Una antigua escultura funeraria griega en relieve parece mostrar un ordenador portátil, y podría ser la evidencia definitiva de que los viajeros del tiempo visitaron los antiguos griegos y les iniciaron en la utilización de los ordenadores portátiles.

Grave Naiskos, una mujer de la nobleza con una ayudante

Esta nueva evidencia fue publicada por primera vez en YouTube por el canal StillSpeakingOut en junio de 2014, pero ahora los principales medios de comunicación se han hecho eco, generando interesantes debates en todo Internet. El vídeo mostraba una escultura en relieve del Museo J. Paul Getty, en la Getty Villa de Malibú, Los Ángeles, California, que representa a una joven, probablemente una esclava o una sirviente, que tiene en sus manos un objeto rectangular con la parte superior como si fuera una tapa de una caja pequeña en su pecho.

La escultura conocida popularmente como “Grave Naiskos, una mujer de la nobleza con una ayudante”, también muestra a una mujer descansando en un sillón acolchado, mientras toca la tapa del artilugio que está en poder de la criada. Aunque los historiadores afirman que la esclava simplemente sostiene un pequeño cofre, algunos investigadores creen que la escultura, esculpida en el año 100 a.C., en realidad muestra una esclava o sirviente de una señora griega sosteniendo un ordenador portátil.

Según algunos investigadores, el ordenador portátil podría ser un “artefacto fuera de lugar (OOPArt)”, además de ser una increíble evidencia de que los viajeros del tiempo visitaron los antiguos griegos y les instruyeron en el uso de los ordenadores portátiles. Y los investigadores responde a los escépticos que afirman que la escultura muestra simplemente un pequeño cofre, señalando que, en otra imagen tomada por un turista desde otro ángulo, se puede apreciar que el enigmático objeto es demasiado estrecho para ser un joyero, por no mencionar que también parece tener puertos USB.

Los agujeros en el lateral del “dispositivo” no aparecen en las antiguas representaciones griegas de objetos tales como tocadores, joyeros, o tablillas de cera. Como hemos comentado anteriormente, la atención de la mujer griega se centra en la cara interior de la tapa del objeto, donde coincide con el monitor de un ordenador portátil. De hecho, la mujer parece estar utilizando el monitor como si se tratara de una pantalla táctil, con su dedo tocando claramente la tapa.

Por su parte, los teóricos de la conspiración argumentan que las antiguas tradiciones griegas sobre el oráculo de Delfos establecían sacerdotisas con dispositivos mágicos que las conectaban con los dioses. Por lo que podrían ser una especie de acceso a Internet proporcionado por una raza de extraterrestres tecnológicamente avanzados procedente de otros mundos, o viajeros del tiempo que los visitaron desde el futuro.

Pero para los historiadores del Museo J. Paul Getty, la antigua representación no es misteriosa ni tampoco sobrenatural. La mujer griega simplemente se encuentra descansando en un sillón acolchado, y toca la tapa de un cofre poco profundo en poder de una criada. Además, para los historiadores esta escultura tiene una larga historia en el arte funerario griego y probablemente alude a la esperanza de seguir con los placeres terrenales en la otra vida.

Numerosos elementos parecen indicar que se trata de una mujer que procede de una familia rica, debido a sus pulseras en forma de serpiente, presumiblemente de oro, en los brazos superior e inferior. Su elaborada silla tiene una pata decorada con un león y un águila en el reposabrazos. También la ropa y el peinado de la mujer más joven parecen indicar que se trata de una esclava.

Mientras la comunidad científica ha expresado la necesidad de una mejor educación para evitar la propagación de información errónea sobre nuestro pasado, los teóricos de la conspiración aseguran que nuestra historia ha sido completamente manipulada y las constantes evidencias de artefactos fuera de lugar y de tiempo son desacreditadas.

¿La escultura griega es una evidencia de viajeros en el tiempo? ¿O crees la versión de los historiadores?

Anuncios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: