El director de Guardianes de la Galaxia es atacado por fantasmas en un antiguo y abandonado manicomio.

Antes del siglo XIX, había lugares realmente infernales, como los asilos para lunáticos, como se conocía a las primitivas instalaciones psiquiátricas. Aquellos que eran repudiados por la sociedad eran encerrados en estos miserables lugares, a veces durante toda su vida. Entonces se introdujo mediados del siglo XIX el llamado Plan Kirkbride, con la intención de cambiar esa imagen tan negativa. Si bien hubo una mejora en las condiciones de la atención de salud mental anterior, las instalaciones del Plan Kirkbride estaban superpobladas, sin personal cualificado y nuevamente se convirtieron en un vertedero para personas con discapacidades psíquicas.

Los informes de maltrato se volvieron cada vez más comunes, especialmente cuando los años 50 y 60 trajeron consigo nuevos avances en la medicina. Con el paso del tiempo, cientos de instituciones psiquiátricas fueron abandonadas. En la actualidad aún continúan en pie algunas de estas instalaciones y muchos dicen que en su interior habitan los fantasmas de aquellos que sufrieron todo tipo de aberraciones en nombre de la ciencia. Y ahora el director de cine James Gunn asegura tener una evidencia de que en los manicomios abandonados hay mucha más de lo que podemos ver y entender.

Ataque fantasmal

El director de Guardianes de la Galaxia (Guardians of the Galaxy, 1994), James Gunn, ha tenido un desagradable encuentro con lo sobrenatural después de visitar un antiguo manicomio supuestamente embrujado. Gunn, director de cine del universo Marvel de 54 años, visitó un inquietante edificio abandonado acompañado por el comediante estadounidense Steve Agee.

Durante su viaje, Steve, de 51 años, hizo fotos con una antigua cámara de rollo. Pero cuando reveló la película se sorprendió al descubrir una imagen misteriosa flotando sobre una de las instantáneas de su amigo Gunn, sugiriendo que podría ser un fantasma. Compartiendo la foto en las redes sociales, Steve explicó su aventura con James y mostró la misteriosa instantánea. La imagen mostraba a James de pie junto a una puerta en un pasillo del antiguo asilo, mientras una sombra negra en forma de cigarro se proyectaba sobre su imagen, aparentemente señalando su rostro.

“Yo fotografié a @JamesGunn en un manicomio abandonado y supuestamente embrujado”, escribió Steve en su cuenta de Twitter. “Recibí la película hace dos días. #fantasmas #slenderman #theomen #blairwitch #unsolvedmysteries #Fletch.”

Pero lo que nadie se esperaba es que el propio Gunn confirmara el inquietante suceso en el manicomio abandonado.

“Esto es realmente cierto. Muy raro”, tuiteó Gunn.

Y como era de esperar, la espeluznante foto provocó todo tipo de reacciones en los usuarios del pajarito azul. Un seguidor estaba convencido de que la figura oscura rectangular representaba una especie de espíritu fantasmal y advirtió al director de cine que se protegiera por si la entidad se hubiera adherido a él.

Aunque no mencionaron el lugar donde ocurrió el suceso paranormal, algunos identificaron la ubicación como el Hospital Riverview abandonado en Coquitlam, Columbia Británica, Canadá. Inaugurado en 1913, el Hospital Riverview albergó algunos de los pacientes más perturbados de la provincia. Dadas las prácticas médicas inhumanas utilizadas para tratar a los enfermos mentales durante gran parte del siglo XX, Riverview se ha ganado la popularidad de estar embrujado.

Los expertos en la materia dicen que sus edificios en mal estado están llenos de energía negativa y plagados de fantasmas. Actualmente es un lugar de rodaje muy solicitado por series de televisión y películas en las últimas dos décadas. Los edificios West Lawn, East Lawn y Crease Clinic del hospital son los lugares de rodaje más populares. Es posible que los reconozcas en producciones como Saw, Watchmen, Smallville, Fringe, Encuentros paranormales, El efecto mariposa, Dark Angel, Expediente X, Supernatural, Romeo debe morir y La hora de la araña. Junto con esto, la mayor parte de Deadpool 2 se filmó en East Lawn.

Los miembros que trabajan en las películas y los vigilantes de seguridad han visto sombras oscuras en los pasillos, apariciones de antiguos pacientes y personal sanitario, un perro fantasma, luces extrañas y objetos que se mueven solos. Algunos han llegado a escuchar pasos y voces incorpóreas, golpes de puertas y ventanas, y las campanas de los pacientes que suenan en las salas vacías.

La foto de James Gunn demuestra que los espíritus que habitan en el antigua manicomio no les gusta ser molestados. Quieren continuar aferrados a ese lugar que tanto dolor y sufrimiento les ofreció cuando aún estaban con vida. Y aunque es emocionante visitar este tipo de instalaciones, ocultan un verdadero peligro que no podemos ignorar: la presencia de fantasmas.

¿La foto de James Gunn muestra a un fantasma vengativo? ¿O tienes otra opinión?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

shares