Cómo poder disfrutar de nuestras pesadillas

Psiquiatras y psicólogos saben que las personas que han vivido experiencias traumáticas suelen sufrir de estrés postraumático, que se muestra con toda crudeza en sus pesadillas, impidiéndoles conciliar el sueño durante largos periodos de tiempo. Esta situación puede degenerar en graves problemas físicos y mentales de difícil solución, de modo que equipos de profesionales especializados en esta clase de pacientes hace años que utilizan con notable éxito un tratamiento denominado Terapia de Ensayo con Imágenes (IRT por sus siglas en inglés). Consiste en que los individuos que sufren pesadillas a causa de estrés postraumático, se mentalicen durante quince minutos al día para soñar una «versión feliz» de esas terribles experiencias oníricas.

“El método consiguió que un tercio de las personas se librara de sus pesadillas”

Pacientes del Sistema de Salud para los Veteranos de Guerra de San Diego (EE UU) utilizaron este sencillo método durante cinco semanas, y todos ellos disminuyeron sus pesadillas en más de un tercio. Aún más efectiva todavía es la técnica de evocar esas horribles vivencias en sueños lúcidos. Robert Waggoner, autor de Lucid dreaming: gateway to the inner self (Sueño lúcido: puerta de entrada al yo interior), investigó varios casos de antiguos combatientes estadounidenses en la guerra de Vietnam que encontraron enorme alivio al revivir en sueños lúcidos los recuerdos que no les permitían descansar adecuadamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

shares