Científicos denuncian a las enormes empresas porque están poniendo publicidad en tus sueños

Algunos sueños son realmente reveladores, y en ocasiones nos gustaría repetirlo. Sin embargo, resulta que nuestra capacidad para manipular nuestros sueños es mucho más que simple casualidad. En la película Origen (Inception) de Christopher Nolan, Dom Cobb (Leonardo DiCaprio) y su equipo usan técnicas para desencadenar sueños específicos en las personas. Aunque el nivel de detalle provocado es inverosímil, el control de los sueños no es fantasía. Hay técnicas para controlar nuestros sueños.

Podemos prepáranos para soñar sobre un tema en particular, resolver un problema o acabar con una pesadilla recurrente. Con la práctica también podemos aumentar nuestras posibilidades de tener un sueño lúcido, que se caracteriza porque el soñante es consciente de estar soñando. La capacidad de influir en los mundos del sueño de otras personas era imposible. Pero gracias a las tecnologías emergentes ahora es completamente posible, es más, ya lo está haciendo. ¿Y si te dijéremos que los anunciantes quieren poner publicada en tus sueños?

Publicidad en tus sueños

¿Alguna vez te has despertado de un sueño con ganas de comparar algo en concreto? ¿Es posible que las empresas estén accediendo a tus sueños con la intención de que aparezcan anuncios? Ahora, marcas como Xbox, Coors o Burger King se están asociando con algunos científicos para intentar insertar anuncios en los sueños de los consumidores a través de videos y audios. Pero esta semana, un grupo de 40 científicos expertos en los sueños han denunciado el uso de estas prácticas, pidiendo la regulación de la manipulación comercial de los sueños.

“La publicidad de la incubación de sueños no es un truco divertido, sino una pendiente resbaladiza con consecuencias reales”, escriben en el sitio web de la comunidad de investigación PubPub. “Nuestros sueños no pueden convertirse en otro campo de juego para los anunciantes corporativos.”

La llamada “incubación de sueños”, en la que las personas utilizan imágenes, sonidos u otras señales sensoriales para dar forma a sus visiones nocturnas, tiene una larga historia. Las personas de todo el mundo antiguo inventaron rituales y técnicas para cambiar intencionalmente el contenido de sus sueños, a través de la meditación, la pintura, la oración e incluso el uso de sustancias psicodélicas. La ciencia moderna ha abierto un nuevo mundo de posibilidades. Los investigadores ahora pueden identificar cuándo la mayoría de las personas entran en la etapa del sueño en la que tienen lugar gran parte de nuestros sueños (el estado de movimiento ocular rápido (REM)) al monitorear las ondas cerebrales, los movimientos oculares e incluso los ronquidos.

También han demostrado que los estímulos externos como los sonidos, los olores, las luces y el habla pueden alterar el contenido de los sueños. Y este año, los investigadores se comunicaron directamente con los soñadores lúcidos, personas que están conscientes mientras sueñan, para que respondiera preguntas y resolviera problemas matemáticos mientras dormían.

“Las personas son particularmente vulnerables cuando duermen”, dice Adam Haar, científico cognitivo y doctor en filosofía del Instituto de Tecnología de Massachusetts, que fue coautor del memorándum.

Haar inventó un guante que rastrea los patrones de sueño y guía a sus usuarios a soñar con temas específicos mediante la reproducción de señales de audio cuando el durmiente alcanza una etapa de sueño susceptible. Dice que tres compañías han contactado con él en los últimos 2 años, incluyendo Microsoft y dos aerolíneas, pidiéndole su ayuda en proyectos de “incubación de sueños”. Incluso ayudó con un proyecto relacionado con el mundo de los videojuegos, pero lo abandonó por problemas éticos y morales.

Por su parte, Deirdre Barrett, investigadora de sueños de la Universidad de Harvard, este año trabajó en la publicidad de la compañía de bebidas y cervezas Molson Coors Beverage Company durante la Super Bowl. Siguiendo sus instrucciones, Coors, que presenta montañas y cascadas en su logo, hizo que 18 personas (12 de ellos actores pagados) vieran un video de 90 segundos con cascadas, aire fresco de la montaña y cerveza Coors justo antes de quedarse dormidos. Según un video de YouTube que documento la investigación, cuando los participantes se despertaron del sueño REM, cinco informaron haber soñado con cerveza Coors o Seltzer. Sin embargo, no se ha revelado el resultado de la investigación.

Barrett dijo a la revista científica Science que no considera esta investigación un “experimento” real, y reconoció en una reciente publicación que el anuncio de la compañía usaba terminología científica con connotaciones de experimentación de control mental, en contra de su consejo. También se defendió de las acusaciones asegurando que estrategias publicitarias en los sueños tendrán poco impacto práctico. Pero no todos los científicos están de acuerdo con su opinión.

“Podemos ver las olas formando un tsunami que vendrá, pero la mayoría de la gente simplemente duerme en una playa sin darse cuenta”, dijo Antonio Zadra, investigador de sueños de la Universidad de Montreal, que también ha firmado la declaración.

El neurocientífico de Harvard, Robert Stickgold, es aún más enfático, al asegurar que vienen a por nuestros sueños y la mayoría de la gente ni siquiera lo sabe. Los científicos que han firmado la denuncia sobre este tipo de prácticas oníricas dicen que debido a que no existen regulaciones que aborden específicamente la publicidad en los sueños, las empresas podrían algún día usar altavoces inteligentes como Alexa para detectar las etapas del sueño de las personas y reproducir sonidos que podrían influir en sus sueños y comportamientos.

“Es fácil imaginar un mundo en el que los altavoces inteligentes (100 millones de personas en todo el mundo los tienen actualmente en sus habitaciones) se conviertan en instrumentos de publicidad nocturna pasiva e inconsciente, con o sin nuestro permiso”, continúa diciendo la denuncia.

Tore Nielsen, un investigador de sueños de la Universidad de Montreal, que no firmó la declaración, dice que sus colegas tienen una “preocupación legítima”. Pero él piensa que prácticas como esta no funcionarán a menos que el soñador sea consciente de la manipulación y esté dispuesto a participar.

“No estoy demasiado preocupado, como tampoco me preocupa que la gente pueda ser hipnotizada contra su voluntad”, dice Nielsen. “Si de hecho sucede y no se toman medidas regulatorias para prevenirlo, entonces creo que estaremos en camino hacia un estado de Gran Hermano, si nuestros sueños pueden modificarse o no, probablemente sería la menor de nuestras preocupaciones.”

Estamos ante unas prácticas realmente preocupante, que se estén utilizando a través del cine, la televisión o las plataformas sociales en internet para inducirnos sueños. Esto va mucho más allá que el control mental, y se podría considerar una invasión de nuestro mundo onírico. Un lugar único donde podemos disfrutar de otras vidas, e incluso de poder entablar conversaciones con seres queridos ya fallecidos. Pero las empresas de publicidad también quieren hacerse con nuestros sueños. Es por este motivo que es importante saber controlar nuestros sueños, y así poder identificar la publicad inducida por las grandes corporaciones.

¿Estás de acuerdo en que te inserten publicad en los sueños?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

shares