Científicos aún no logran explicar el pozo Barhout, “El agujero del infierno de Yemen”.

Es todo un hecho que en nuestro planeta hay innumerables lugares que desafían toda lógica y racionalidad. Y si tenemos que hablar de lugares misteriosos lo primero que nos viene a la mente es Siberia. Los geólogos que trabajaban en algún lugar de la tundra siberiana habían perforado un agujero de unos 14,4 kilómetros de profundidad cuando la broca de repente comenzó a girar violentamente. Azzacov (identificado como el gerente del proyecto) pudo observar que el fondo del agujero era hueco. Supuestamente, los geólogos midieron temperaturas de más de 2.000 grados en el profundo pozo.

Bajaron micrófonos súper sensibles al fondo del pozo, y para su asombro escucharon los sonidos de miles, quizás millones, de almas sufrientes gritando. Los científicos, incluido Azzacov, salieron corriendo del lugar aterrorizados cuando se enfrentaron a tal descubrimiento, que fue considerado una entrada al mismismo infierno. Son muchos los escépticos que han intentado desacreditar la historia, asegurando que si bien el pozo existe y las temperaturas son correctas, los científicos no escucharon los gritos de los condenados. Independientemente de la polémica, hay muchos más agujeros que desconcierta a la comunidad científica, como el pozo de Barhout, Yemen.

Portal al inframundo

El pozo de Barhout, también conocido como el “pozo del infierno” en el este de Yemen, es una maravilla natural rodeada de misterio e historias de demonios. Ubicado en el desierto de la provincia de Al Mahrah, el agujero gigante tiene 30 metros de ancho y se cree que tiene entre 100 y 200 metros de profundidad. El folclore local dice que fue creado como una prisión para los demonios, una popularidad reforzada por los malos y tóxicos olores que surgen de sus profundidades. Algunos lo han llamado “la boca del infierno”.

En realidad, no arde como el infierno o como el pozo de Darvaza, apodado “La puerta del infierno”, en el desierto del norte de Turkmenistán. El cráter, que tiene 69 metros de ancho y 30 metros de profundidad, está ubicado en un campo de gas natural en la provincia de Ahal en Turkmenistán, que tiene la sexta reserva más grande del mundo. Nada se sabe sobre el origen del cráter, pero la teoría más aceptada implica una expedición soviética para explorar en busca de gas. Un geólogo local afirma que el pozo se incendió en 1971 por miedo a que emitiera gases venenosos. Ahora lleva ardiendo durante medio siglo. Pero el pozo de Barhout es completamente diferente.

“El pozo del infierno” de Yemen

Chris Fogwill, profesor de glaciología y paleoclimatología de la Universidad de Keele, cree que lo más probable es que sea un sumidero causado por la erosión de la piedra caliza o el movimiento de sales o salmueras geológicas. Los sumideros pueden ser causados ​​por diversas actividades, incluidas la perforación, la minería o la construcción.

“La erosión alrededor del borde sugiere que no es nuevo”, señaló Fogwill.

Los geólogos yemeníes dicen que no saben qué hay en su interior. El pozo es considerado uno de los lugares más odiados del país, si no el que más, y contiene la “peor agua del planeta”.

“Es muy profundo, nunca hemos llegado al fondo de este pozo, ya que hay poco oxígeno y no hay ventilación”, dijo Salah Babhair, director general de la autoridad de recursos minerales y estudios geológicos de Mahra. “Hemos ido a visitar la zona y entramos al pozo, alcanzando más de 50 a 60 metros de profundidad. Notamos cosas extrañas en el interior. También olimos algo extraño. Es una situación misteriosa.”

Poco se puede ver desde el borde del agujero, excepto los pájaros que vuelan dentro y fuera de su profundidad. Los cámaras que buscan primeros planos del interior del pozo no pueden captar nada relevante o interesante. La luz del sol no se extiende mucho en su profundidad y la superstición local dice que los objetos cercanos al agujero pueden ser succionados hacia él.

Portal, volcán, hogar de genios

Algunos dicen que es un portal, un acceso que conecta a los viajeros con otros reinos u otras realidades. Pero los expertos en la materia dicen que los portales se abren y cierran docenas de veces al día y, por lo general, se encuentran a miles de kilómetros de la Tierra. Algunos sugieren que el pozo es un supervolcán que eventualmente entrará en erupción, pero no hay evidencia científica. Babhair dijo que el pozo tenía “millones y millones” de años.

“Estos lugares requieren más estudio e investigación”, explicó Babhair.

A lo largo de los siglos, han surgido todo tipo de historias de figuras malignas y sobrenaturales conocidas como genios o djinns que habitan en el pozo. Muchos residentes locales siguen inquietos por la presencia del enorme agujero, o incluso se niegan a hablar de él, por miedo a la mala suerte.

Aunque lo cierto es que últimamente los yemeníes han tenido bastante mala suerte. El país se ha visto envuelto en una guerra civil desde 2014 entre el gobierno y los rebeldes huzíes. Según las Naciones Unidas, Yemen está sufriendo la peor crisis humanitaria del mundo con decenas de miles de muertos, millones de desplazados y dos tercios de sus casi 30 millones de personas que dependen de alguna forma de ayuda. No sabemos si tiene relación o no, pero lo que sí sabemos es que el pozo es todo un misterio en sí mismo que muy pocos se atreven a buscar respuestas.

¿Qué opinas sobre le misterioso pozo de Yemen? ¿Formación natural, portal a otra dimensión o la entrada al inframundo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

shares