Bigfoot es fotografiado mirando por una de ventana de una casa en Colorado

Hace más de sesenta años, el Bigfoot se dio a conocer públicamente. El pequeño periódico californiano “Humboldt Times” informó que unos obreros descubrieron huellas humanas de medio metro de largo en una carretera. El periódico fue el primero en darle a la misteriosa criatura el memorable apodo de “Bigfoot”, y desde entonces ha formado parte de nuestra cultura. Hoy, la legendaria bestia está en todas partes, desde novelas hasta películas.

Sin embargo, la evidencia más importante ocurrió en 1967, cuando Roger Patterson y Bob Gimlin grabaron unos segundos de la esquiva criatura caminando sobre dos patas cerca del río Bluff Creek, California. Por supuesto, el Bigfoot no es un fenómeno actual, formó parte durante mucho tiempo las mitologías de las tribus indias americanas en el noroeste del Pacífico, pero las misteriosas huellas de 1958 y el video de Patterson-Gimlin transformaron el mito en una sensación mediática. Pero ahora, una impresionante serie de fotografías tomadas por un hombre en Colorado parecen mostrar a un Bigfoot mirando por una ventana.

Un Bigfoot curioso

Las imágenes altamente intrigantes fueron tomadas en octubre de 2017 por Scott Yeoman, quien ha decidió compartirlas por primera vez el pasado fin de semana en su perfil de Facebook. Según explica Yeoman, el incidente ocurrió una noche cuando él y su mujer estaban restaurando una casa prefabricada en su propiedad en la comunidad de Bailey.

De repente, la pareja fue sorprendida por un “olor muy fuerte” que el propio Yeoman describió como una mezcla entre carne de animal podrida, vómito y excremento. Fue entonces cuando observó algo extraño moviéndose fuera de la ventana por el rabillo del ojo. Como la repisa de la ventana tenía aproximadamente 2 metros de altura, Yeoman pensó en un principio que el visitante era un oso que intentaba mirar dentro de la casa.

Sin embargo, cuando vio el rostro de la criatura mientras se acercaba a la ventana, el hombre se sorprendió de cómo, a diferencia de un oso, sus ojos eran grandes y muy separados entre sí. Al darse cuenta de que “la cosa fuera de su ventana” no era un oso, recordó que el miedo sacudió todo su ser. Luego rápidamente buscó una cámara y tomó una serie de fotografías. Extrañamente, Yeoman dijo que la criatura cerró los ojos cuando lo apuntó con la cámara. El testigo desconcertado reflexionó que era similar a un niño cuando no quiere que le hagan una foto.

Unos ocho minutos después del encuentro, su esposa entró en la habitación y él le contó lo que estaba sucediendo. Cuando vio a la criatura, gritó y corrió a una habitación en la parte trasera. Decididos a defenderse, Yeoman cogió un arma de un armario. Sin embargo, la criatura se estaba alejando de la ventana cuando regresó. Como no había tratado de entrar en la casa, decidió no dispararle y la criatura finalmente abandonó el lugar sin causar daños.

Desafortunadamente, este caso podría haber sido aún más increíble ya que Yeoman dijo que en realidad grabó un video de la criatura mirando por la ventana durante unos 10 minutos. Pero un incendio en su pequeña casa prefabricada destruyó el ordenador que contenía el video. Según Yeoman, ocasionalmente ve signos, como ramas de árboles rotos y ojos que le observaban, que parecen sugerir que la criatura todavía está en su propiedad, pero también reconoció que no ha tenido ningún otro encuentro cercano.

Si bien es indudablemente decepcionante que el video de Yeoman haya desaparecido para siempre, las fotos de esa noche son sorprendentes y, si realmente muestran un Bigfoot, sin duda alguna pueden ser una de las mejores evidencias de su existencia. Dicho esto, los escépticos probablemente dirán que el supuesto ‘Bigfoot’ es un oso o una broma que involucra una persona y un disfraz. Por último, aunque estemos inmersos en la pandemia apocalíptica del coronavirus, es bueno saber que aun perduran esos misterios que consiguen sobrevivir al paso del tiempo. Lo que no sabemos es lo que quería la esquiva criatura con la visita a la casa de Yeoman. Tal vez sienta la amenaza del cambio climático y solo quería comida o también puede ser que ya sienta la amenaza del COVID-19. Todo es posible a estas alturas

¿Qué opinas sobre las fotos de Yeoman? ¿Un Bigfoot, una broma muy bien elaborada, o tienes otra explicación? Comparte tu opinión a continuación o en nuestro foro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

shares