Astrónomos detectan señal extraterrestre procedente de nuestra galaxia

Hay muchas cosas en el Universo que todavía no comprendemos. Sencillamente el motivo es porque supuestamente no hemos estado allí personalmente. Es considerado una máquina grande y vieja de misterios, y nosotros somos pequeñas motas que se encuentran confinados en un pequeño punto azul. Pero desde hace unos años un enigma está desconcertando a los mejores astrónomos. Estamos hablando de las ráfagas de radio rápidas (FRB por sus siglas en inglés), ráfagas de ondas de radio de tan solo milisegundos procedentes de un lugar indeterminado del espacio. Múltiples ráfagas de radio rápidas individuales han sido registradas en los últimos años, aunque aún no se conoce su origen.

Sin embargo, en febrero de este año, por primera vez se detectó una ráfaga de radio rápida emitiendo un patrón: un ciclo de 16 días, con cuatro días de ráfagas intermitentes y 12 días de silencio. Este hallazgo provocó todo tipo de especulaciones, y algunos físicos propusieron que las FRB podrían ser producidas por la fuga de radiación de los sistemas de propulsión de naves extraterrestres, mientras que otros sugirieron que podría ser una comunicación extraterrestre unidireccional. Un gran problema para la teoría extraterrestre era la variedad de ubicaciones y distancias involucradas. Los investigadores más escépticos de cian que debido a que algunas de estas misteriosas señales estaban localizadas a miles de millones de años luz de distancia, era complemente imposible que se tratara de un mensaje de civilizaciones de otros mundos. Pero ahora todo lo que conocemos de las FRB podría cambiar.

La primera ráfaga de radio rápida de nuestra galaxia

Los astrónomos han detectado una señal de radio proveniente de nuestra galaxia. El último descubrimiento fue anunciado en el portal informativo “The Astronomer’s Telegram” por Paul Scholz, de la Universidad de Toronto, Canadá, en nombre del CHIME (Experimento Canadiense de Cartografía de la Intensidad del Hidrógeno)/FRB, una colaboración de más de 50 científicos liderados por la Universidad de Columbia Británica, la Universidad McGill, la Universidad de Toronto, el Instituto Perimetral de Física Teórica y el Consejo Nacional de Investigación de Canadá (NRC).

El equipo anunció la detección de una brillante explosión de radio proveniente del magnetar activo conocido como SGR 1935+2134. Este es un tipo de estrella de neutrones, el núcleo colapsado de una estrella masiva, que se cree que tiene un campo magnético extremadamente poderoso. El hallazgo ocurrió el martes y ahora los investigadores deberán analizar el estallido para confirmar sus resultados. Sin embargo, si es correcto, dicen que esta será la primera FRB detectada proveniente de nuestra propia galaxia.

“Se recomiendan observaciones adicionales en todas las longitudes de onda”, escribieron los astrónomos.

El descubrimiento ha provocado todo tipo de reacciones en la comunidad científica. Jason W. T. Hessels, científico principal del Instituto Holandés de Radioastronomía (ASTRON), dijo a la revista de noticias Newsweek que se trata de un gran avance para la ciencia.

“Ahora tenemos evidencia directa de que un magnetar galáctico conocido ha producido una ráfaga de radio que se está acercando tanto como algunas fuentes extragalácticas conocidas de FRB”, dijo Hessels. “Básicamente está garantizado que algunas fuentes de FRB deben, por analogía, reventar magnetares, pero queda una pregunta clave: ¿están todos reventando magnetares, o los FRB provienen de una variedad de orígenes diferentes?”

El científico holandés destacó que también es interesante que se detectara una explosión de rayos X al mismo tiempo, ya que ayuda a mostrar la cantidad de energía liberada por la explosión.

“Mientras que la ráfaga de radio era fácilmente detectable, solo una pequeña cantidad de la energía liberada era transportada por esa ráfaga de radio; la mayor parte de la energía se liberaba en otras formas, incluidos los rayos X de alta energía”, continuó explicando Hessels. “La ráfaga de radio es como el silbato de en una máquina de vapor. Te dice que hay una máquina de vapor, pero es energéticamente insignificante. Aquí obtenemos tanto la ráfaga de radio como la de rayos X para comprender mejor lo que realmente sucedió con el neutrón estrella y su magnetosfera.”

Pero Andrew Siemion, director del Centro de Investigación SETI de Berkeley e investigador principal de Breakthrough Listen, el proyecto para buscar comunicación extraterrestre, reveló que los resultados son “muy emocionantes”. Además, añadió que este descubrimiento nos abre a un abanico de preguntas.

“Sin embargo, el vínculo detallado entre magnetares y la aparición de FRB aún plantearía algunas preguntas pendientes”, dijo Siemion. “¿Por qué solo ciertos magnetares producen FRB? ¿Qué da lugar a la repetición que vemos en ciertas fuentes de FRB? ¿Existe posiblemente una segunda o tercera fuente de FRB de pulso único independiente del modelo de magnetar? Responder a estas preguntas requerirá más observaciones, pero saber que fuentes como SGR 1935+2134 pueden producir pulsos de radio tremendamente brillantes proporciona una pista muy útil sobre dónde deberíamos estar mirando.”

Parece ser que cada vez estamos mas cerca de descubrir el verdadero origen de estas misteriosas ráfagas de radio rápidas, pero lo último que se esperaban los astrónomos es detectar una en nuestra galaxia. Recordemos que Abraham Loeb, jefe del Departamento de Astronomía de la Universidad de Harvard, dijo que existe la posibilidad de que el origen de estas señales sea extraterrestre, que pueden usar tales explosiones para impulsar naves espaciales mediante velas solares. Entonces, si damos por buena esta teoría, la nueva FRB demostraría que naves extraterrestres se estarían acernado a nuestro planeta, además de dar sentido a uno de los videos mas impactantes de lo últimos años: Una cámara de la Estación Espacial Internacional capta una flota de cientos de ovnis dirigiéndose hacia la Tierra.

¿Qué opinas sobre esta extraña señal procedente de nuestra galaxia? ¿Es de origen natural? ¿Un mensaje de otros mundos? ¿O la evidencia definitiva de que naves extraterrestres se están acercando a nuestro planeta?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

shares