Alerta en la isla de La Palma por “enjambre sísmico” de miles de terremotos, ¿será una gran catástrofe?

En 2021, hemos visto erupciones volcánicas en Islandia, San Vicente y las Granadinas, Italia y la República Democrática del Congo. Si bien las erupciones volcánicas ciertamente no son nada nuevo, estas erupciones recientes sirven como un recordatorio de que existen volcanes activos peligrosos y continuarán siendo una amenaza potencial para todo ser viviente en la Tierra. Hay muchos volcanes activos en todo el mundo y los expertos generalmente clasifican los más peligrosos como aquellos que están más cerca de áreas densamente pobladas, ya que pueden tener efectos más mortales.

Y aunque puede parecer que los volcanes con las erupciones más recientes serían los más peligrosos, en algunos casos ocurre lo contrario: cuando los volcanes pasan mucho tiempo “dormidos”, tienen más presión dentro de ellos , lo que lleva a una explosión más grande. Y es en ese momento cuando una gran erupción volcánica podría sumergir a la Tierra en un invierno profundo durante décadas, lo que provocaría una escasez mundial de alimentos y pondría a la raza humana al borde de la extinción. Y aunque puede parecer un escenario muy exagerado y agorero, lo cierto es que ya ha ocurrido en el pasado. La súper erupción de Toba hace 74.000 años sumió al mundo en un invierno global que duró décadas, en lo que probablemente sea la erupción más devastadora que haya experimentado la raza humana. Cuando Toba, ubicada en Sumatra, Indonesia, hizo erupción, 2.800 kilómetros cúbicos de material se expulsaron a la atmósfera. Y lo pero de todo es que un evento similar podría volver a producirse, esta ven España.

Enjambre sísmico en la isla de La Palma

Ante el incremento de la actividad sísmica registrada en la isla de La Palma, la Consejería de Administraciones Públicas, Justicia y Seguridad ha activado el ‘Plan Especial de Protección Civil y Atención de Emergencias por riesgo volcánico’ en la Comunidad Autónoma de Canarias (PEVOLCA) ha evaluado la situación de actividad en la isla, lo que significa que Fuencaliente, Los Llanos de Aridane, El Paso y Villa de Mazo pasan del semáforo verde al amarillo en la escala de riesgo volcánico.

PEVOLCA establece un ‘semáforo volcánico’ como sistema de alerta basado en cuatro colores en función del riesgo de actividad sísmica para la población. En amarillo se intensifica la información entregada a la población, medidas de vigilancia y seguimiento de la actividad volcánica y sísmica. Sin embargo, las autoridades han querido dejar claro que la actividad no implica un mayor riesgo para la población de la isla o del resto del archipiélago.

El Comité Científico ha informado que desde 2017 se ha registrado un gran aumento de la actividad sísmica en el sur de La Palma, que desde el verano de 2020 se ha incrementado los llamados ‘enjambres’ sísmicos. El último, que comenzó este sábado (11 de septiembre) ha sido el más intenso hasta el momento, tanto por la cantidad de terremotos, como por su magnitud, algunos de ellos siendo sentidos por la población.

Por su parte, el Instituto Geográfico Nacional (IGN) ha informado que han sido detectados el martes 14 de septiembre casi 3.000 movimientos sísmicos en la isla canaria de La Palma, de los cuales uno de ellos se ha producido en el municipio de El Paso y ha alcanzado una magnitud de 3,5. Y desde este pasado sábado 11 de agosto se han detectado 2.935 pequeños terremotos todos ellos condicionados por el aumento de la actividad sísmica que se ha producido en la zona.

Además, el Comité indicó que la profundidad de los terremotos, que hasta ahora había variado entre 20-30 km de profundidad, ha disminuido a 12 km durante este enjambre. En cuanto al monitoreo geoquímico de gases volcánicos, destacaron que los datos de emisión de Helio-3 registrados, confirman la naturaleza magmática de este proceso, registrando el valor más alto observado en los últimos 30 años. Debido a todos los datos anteriores, el Comité recomendó al Gobierno que cambiara el semáforo volcánico de verde a amarillo en la zona de Cumbre Vieja, y no se puede descartar que la actividad sísmica se intensifique en los próximos días.

Representantes del IGN y del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), han participado en el Comité Científico, coordinado por la Dirección General de Seguridad y Emergencias del Gobierno de Canarias; Instituto Volcanológico de Canarias (INVOLCAN), Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), el Instituto Español de Oceanografía (IEO) y la Universidad de La Laguna, así como el Consejo de Seguridad del Cabildo de La Palma, y ​​la Dirección Insular del Gobierno de España en la isla.

¿Inminente gran catástrofe?

Muchos habitantes de Canarias se preguntan si los enjambres sísmicos representan una amenaza para la población. Y las últimas declaraciones de declaraciones del Dr. Luca D’Auria, director del área de vigilancia volcánica de INVOLCAN no ayudan.

“Estos movimientos sísmicos están ligados a un aumento de la actividad volcánica de la isla por lo que se van a prolongar durante un tiempo y antes o después habrá una erupción, pero es lo normal, no va a ser una tragedia”, explica el Dr. D’Auria al diario digital 20minutos.

Hay que decir que si hay una erupción, tal como asegura el Dr. D’Auria, no hay nadie que pueda predecir los efectos que tendrá. Y a esto hay que sumarle que una erupción podría provocar un tsunami catastrófico. Este año, investigadores del Instituto Español de Oceanografía (ICM) expusieron una fuente potencial de actividad sísmica devastadora al sur de España. En un estudio reciente publicado en la revista científica Communications Earth & Environment, los científicos advirtieron sobre un gran terremoto en el Mediterráneo similar al ocurrido en Lisboa en 1755. Se estima que el evento sísmico, que alcanzó un máximo de magnitud 8,5 en la escala de Richter, mató a 50.000 personas y es considerado el cataclismo más destructivo en la historia de Europa.

Cuando el terremoto sacudió Lisboa hace casi 250 años, una combinación de un tsunami e incendios casi borró la ciudad portuguesa de la faz del planeta. El tsunami se desencadenó cuando una erupción volcánica desplazó grandes cantidades de agua, enviando olas de hasta 30 metros de altura hacia las costas. Por lo que tal vez, el enjambre símico en la isla de La Palma solo sea el principio de una gran catástrofe.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

shares