Un embarazo Infernal

Mi esposa y yo tenemos unos 4 años de casados, y somos una pareja feliz, pero hay algo que nos perturbó mucho, y fue enterarnos de que ella no era fértil, fuimos a muchos doctores, diversas opiniones, pero la conclusión siempre era la misma, así que dejamos de intentarlo, y a pesar de la tristeza que da el saber que no podrás tener hijos, decidimos seguir adelante y ser felices solo nosotros dos.
Sin embargo una amiga de mi esposa le aconsejo ir a ver a un anciano, el cual al parecer podía lograr lo que la ciencia no, y hacer que mi esposa quedara embarazada, yo me opuse, puesto que no creo en esas tonterías, pero la vi tan emocionada que no tenia fuerzas para negarle este pedido, así que fuimos a ver al anciano.
El lugar era una pequeña casita algo misteriosa, al entrar se podía sentir el olor a incienso y hierbas, el viejo estaba sentado en el piso, y le dijo a mi esposa que hiciera lo mismo, pero dentro de un circulo hecho de velas rojas, todo el asunto me estaba pareciendo de lo mas siniestro, pero todo sea para que mi esposa sepa que al menos lo intentamos. El anciano, tenia un rostro pálido, muy demacrado, y nos contó que hace mucho tiempo el tenia una pequeña niña como de 8 años, la cual habia muerto por una rara enfermedad, la cual ni el pudo evitar con todos sus rezos y pócimas, pero que no se daba por vencido, y sabia que algún día la vería de nuevo, tenia una foto de la niña, la cual era muy bonita, pero parecía que le faltaba el dedo medio de la mano derecha. En fin, puso su mano sobre mi mujer, dijo unas palabras extrañisimas, y nos fuimos de aquel lugar.
Al cabo de unos meses, cuando ya por fin confirmábamos que no había sido mas que otra perdida de tiempo, sucedió el milagro, mi mujer regresó a casa feliz diciéndome que estaba embarazada, yo no lo podía creer, y ambos lloramos de felicidad, en ese momento no pensamos que el anciano tuviera algo que ver, la verdad no importaba, la felicidad que nos embargaba era lo único importante.
Lastima que la felicidad que sentíamos, fue desapareciendo al pasar los primeros dos meses de embarazo, mi esposa sufría de horribles pesadillas, tenia visiones de que todas las noches la visitaba una niña pequeña, que subía a la cama y le acariciaba la barriga, pero aquella niña estaba lejos de ser normal, ella me decía que solo su presencia era como si le robaran el aire, y sentía un mal olor en la habitación, yo no sentía nada, aunque estuviera durmiendo al lado de ella, pero cada vez que despertaba sudando y sobresaltada, se abrazaba fuertemente a mi y lloraba aterrada. Las cosas se intensificaron al pasar de las semanas, sus visiones comenzaban a afectarme a mi también, yo despertaba de madrugada, porque sentía la presencia en nuestra habitación, y vi claramente como una niña a la que no le podía ver el rostro, parecía mas bien una sombra, entraba lentamente al cuarto, yo estaba petrificado, y no podía mover un musculo, solo movía los ojos, la niña se subió a la cama junto con nosotros, y yo la observaba mientras acariciaba la pancita de mi amada esposa, donde estaba mi hijo formándose, mi esposa no reaccionaba, y las lagrimas de impotencia salieron de mis ojos, luego la niña se acerco a mi oído, y dio un grito espeluznante antes de desaparecer.
-Que te pasa mi amor?….porque estas tan alterado?…
-No..no pasa nada mi amor, solo tuve una pesadilla…
-Tu también la viste verdad?…no me lo niegues.
-Ya te dije que no fue nada, duerme, recuerda que mañana vamos a lo del ultrasonido para ver al bebe.
Yo no podía decirle lo que había visto, eso solo la perturbaría mas, puesto que yo ya estaba aterrado. Fuimos a al ultrasonido, para ver por primera ves a nuestro hijito querido, las primeras imágenes eran lindisimas, mi esposa y yo llorábamos de felicidad, pero el doctor, examinando mas a fondo, observó una anomalía muy extraña en nuestro bebe, al parecer, una de sus manitos no se había formado por completo, y daba la impresión de que el dedo medio de la manito derecha, simplemente no estaba. Fue algo muy triste, pero lo íbamos a querer como fuera.
Al llegar a casa, mi esposa estaba muy nerviosa, parecía estar muy aterrada y confundida:
-Gonzalo, recuerdas hace meses cuando fuimos a ver a ese anciano para que nos ayudara?
-Claro que si mi vida, que te ocurre?
-Que no recuerdas, que el tenia una niña que murió hace mucho, y que casualmente le faltaba el mismo dedo que a nuestro bebe?…..y ahora que lo pienso….la chiquilla de esa foto, se siente como la que se ha estado presentando en mis pesadillas…..sera que acaso….
-Por favor Amalia….no pienses eso….es solo una casualidad, acaso crees que su hija va a reencarnar en nuestro hijo?….eso es imposible, no creo en esas cosas…ya cálmate y no llores.
-Gonzalo…no te lo había dicho, pero hace un momento antes de salir el doctor me dijo que no va a ser un niño, tendremos una NIÑA…
Ese comentario me heló la sangre, porque aunque yo lo negara, estaba realmente asustado, y por mas que lo negara eran demasiadas las coincidencias, sin decirle a mi esposa decidí ir a hablar con aquel anciano, el cual ya no se encontraba en aquel lugar, su casa y él habían desaparecido, pregunté y nadie sabia de su paradero, eso me dejó aun mas preocupado. Al regresar a casa, mi esposa dormía en el sofá, intenté levantarla y llevarla a la cama, pero de repente se despertó gritando muy angustiada:
-Sácamela…sácamela…por favor…sácala de dentro de mi…
-Pero que te pasa?….que?
Amalia se arrancó la camisa, y al verle la barriga, casi que muero del terror, se apreciaban unas manos tratando de salir por debajo de su piel, se movía por todos lados como buscando una salida de su cuerpo, ella gritaba de dolor, y yo no sabia que hacer, las cosas en la casa comenzaron a caerse, las mesas y sillas temblaban, realmente era algo aterrador, algo mas allá de lo que yo jamas hubiera pensado que podía pasar, yo estaba muy asustado, pero no iba a dejar que mi esposa muriera, así que la desnudé, la puse en posición de parto, y a pesar de que no dejaba de gritar, intenté sacar a ese bebe o lo que fuera de entro de ella, así que introduje mi mano, y sentí que toqué su cabeza, empece a extraerla, y se escuchaban ruidos raros en toda la casa, una fuerza invisible me arrojó lejos, y mientras estaba allí en el suelo, tratando de no desmayarme, vi como por si sola, esa cosa salia del cuerpo de mi esposa, la cual ya no gritaba… lo primero que vi, fue su mano de cuatro dedos, luego la otra, la cabeza con cabello largo y negro, sus ojos eran negros como la noche, cayo al suelo llena de sangre y con la placenta de mi esposa, rasguñaba el piso con sus largas y tenebrosas uñas, definitivamente, era la niña de la foto, que ya no era un feto, ni un bebe, era una niña de ocho años, pero no linda como en la foto, esto era otra cosa, algo infernal. Aunque estaba aterrado y petrificado, logré sacar fuerzas, tomé un arma que tenia en casa, y le disparé en la cabeza a aquella cosa, y dejó de moverse, luego corté el cordón umbilical de manera rudimentaria, y llevé a mi esposa al hospital, donde lograron salvar su vida.
Varios meses después, aun no hemos podido olvidar esa experiencia tan terrorífica, pero estamos tratando de seguir adelante, sin embargo algo me tiene intranquilo, desde hace unos cuantos días, me parece ver a aquel anciano parado frente a nuestra casa tomando de la mano a una pequeña niña, pero al tratar de acercarme a él, simplemente desaparecen, siento que aun nos vigila. Mi esposa está embarazada otra vez, hoy fue a hacerse el ultrasonido, yo no fui, porque quería que ella me sorprendiera, aquí llega con la noticia:
-Mi amor, por fin llegas, estaba ansioso por saber que tendremos…pero que te pasa?…porque traes esa cara?….estas pálida….Amalia?….mi amor háblame….que viste en el ultrasonido?..
Mi esposa no puede responderme, esta paralizada de miedo….y….yo también…
Para terror de ella y del mio, el feto que lleva dentro, nuevamente le falta un dedo, y tiene rasgos de ser la misma niña, he seguido viendo al anciano frente a mi casa, al parecer, tenemos una maldición, y Amalia de nuevo está embarazada de esta niña…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Síguenos en Facebook