Leyenda de La Casa de los tubos

En la localidad La Escondida, en Monterrey, muy cerca de la iglesia de Cristo de la Montaña se encuentran las ruinas de una construcción arquitectónica muy peculiar, que los lugareños llaman la casa de los tubos. No solo resalta por su singular estilo, si no porque se cuenta una leyenda en torno a ella.

Todo comenzó con la mejor de las intensiones de un padre amoroso hacia su joven hija afectada por la parálisis, decide construirle una mansión de extraño diseño cilíndrico, con habitaciones y pisos unidos por rampas para que la silla de ruedas en la que se desplazaba su hija tuviera libre circulación y su hija no se viese afectada por los obstáculos comunes que se encuentra en un hogar normal.

14269880_10209212833372380_1036665628_n

El proyecto fue teñido por la desgracia desde el principio, dos trabajadores murieron durante la construcción en accidentes inexplicables, la obra avanzaba lentamente y los lugareños veían al edificio como una extraña torre de Babel cuya presencia era claramente abominable.

No obstante el padre movido por el deseo de facilitar un poco la vida a su amada hija la llevó una tarde a la casa para observar el progreso de la obra, durante su visita una imprudencia provocó que su silla de ruedas se deslizara por una de las rampas llevándola hacia la muerte al caer por una ventana.

14315598_10209212832972370_1532961064_o

Después de tal tragedia el Padre no hizo más que perderse en el alcohol, y al no poder resistir más el dolor, se suicido. La obra se detuvo y la casa fue abandonada a medio construir.

Aun así, han ocurrido en ella una cantidad considerable de desgracias, visitantes muertos, pactos suicidas dentro de ella, accidentes fatales.

Y lo más espeluznante: los gemidos de angustia que se escuchan todas las noches en los alrededores de la casa pertenecientes al fantasma de la niña que en ella murió, hacen de la casa de los tubos un lugar del cual hablar hasta el día de hoy.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: No Copiar