Las piramides de Japón

Al sur de las costas de Japón, están sumergidas las llamadas Pirámides de Japón una estructura de unos 5.000 años de antigüedad. Se trata de una zona de difícil acceso para las grandes cantidades de bañistas y turistas y al que normalmente acceden buceadores. Kihachiro Aratake, un buceador de la zona, en su intento de promocionar el turismo dirigido al buceo de estas aguas, se dedicó a buscar zonas con alto contenido turístico para ello. Un día, cuando buscaba zonas de reproducción del tiburón martillo, encontró algo totalmente diferente. Descubrió una especie de megalitos de piedra que parecían ruinas, un antiguo templo con 25 metros de agua por encima de estas estructuras y alejadas 1 km de las costas de la isla de Yonaguni, una pequeña isla 10 km de largo y 3 de ancho.

Después de este hallazgo, investigadores y expertos de la Universidad de Okinawa quedaron muy sorprendidos al ver estas estructuras. Eran enormes, grandiosas y fascinantes, de hecho, recordaban mucho a las pirámides de Egipto. Pero las pirámides de Egipto fueron construídas por una gran civilización que gastó recursos incontables en hacerlas, en cambio, la población de la pequeña isla de Yonaguni no era más que un par de aldeas dispersadas por la isla, además de la enorme diferencia de haber sido construidas bajo del mar.

La estructura principal de la pirámide Japonesa más grande era de unos 150 metros de lo largo, practicamente el doble que un campo de fútbol. La altura supera a la de un edificio de 8 pisos, llegando a 40 metros de altura. Son varias estructuras esparcidas a lo largo de 5 km de longitud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *