Las aguas de la muerte de Poyang, el triangulo de las Bermudas de el oriente

Poyang es conocido también como el lago que se traga a los hombres vivos. Al menos es así como lo llaman los nativos de esta región de Jiangxi, en China, y que se alza como el tercer lago más grande del país.

Fuera de sus fronteras, los amantes de la conspiración y el misterio lo conocen ya como el triángulo de las Bermudas de Oriente, y sin duda, tiene todos los grandes ingredientes para convertirse en otro foco de interés como lo es el propio triángulo de las Bermudas, o el localizado en el lago Michigan.

Las aguas de la muerte de Poyang

Hace siglos que viene ocurriendo:los buques se hunden en las aguas del lago de Poyang, así donde se alza a su vez, el templo Laoye.

Hace siglos que viene ocurriendo este drama y este misterio. Barcos de pesca, grandes buques, embarcaciones militares, barcos de carga, simples turistas con sus embarcaciones… Desaparecen del horizonte como succionados desde el abismo, decenas de vidas perdidas desde hace años sin que nadie pueda dar una explicación clara.

b8ac6f27ada21446f8a131-Copy Se dice que esta zona, desde el mapa, tiene la forma de los cuernos del diablo, y que aquí los vientos, las corrientes y las mareas son diferentes a cualquier otro lago conocido. Si eres un buen conocedor de la temática sobre el triángulo de las Bermudas y otros lugares marinos o acuáticos donde son frecuentes las desapariciones, los campos magnéticos siempre presentan fluctuaciones muy llamativas, de ahí que este, sea ya un dato a tener en cuenta. Son aguas traicioneras, y eso nadie lo puede negar. Los nativos lo saben y, por ello, siempre navegan con cautela por el lago Poyang.

Esta zona es a su vez una de las más usadas desde la antigüedad para el comercio de porcelana. Es importante, establece una ruta básica que conecta con el río Ganjiang, y donde a su vez, en una de sus riberas se alza el fascinante Templo Laoye.

Una de las historias más llamativas fue la acaecida un 6 de abril de 1945. El buque militar Kobe Marutransportaba llevaba cerca de 200 tropas a través de las aguas del lago Poyang en un día brillante y soleado donde nadie podía adivinar la sombra de la fatalidad.

Lightning-CopyNo obstante, llegó. De pronto y según los supervivientes, se alzó una gran marea que embistió y partió el buque en dos. Como si fuera un océano de lo más bravo y no un lago sereno. La marina japonesa no tardó en enviar un equipo de rescate bajo el mando del coronel Tomohisa.

El lago Poyang disponía en aquel mes poco más de 30 metros de profundidad, así que con la ayuda de siete buzos se lanzaron de inmediato en busca de la carga que trasportaba aquel buque: porcelanas, oro, plata… Algo indispensable para el gobierno chino.

No encontraron el buque, de hecho, incluso el propio barco de salvamento desapareció. Solo sobrevivió el coronel, quien dio su relato de los hechos al explicar la presencia de esas mareas sobrenaturales, de esas aguas revueltas y de la alteración del clima. Lo dieron por loco.

A día de hoy sigue sin haber explicación alguna a las desapariciones. La última fue en el 2001, cuando diversas embarcaciones tuvieron que volver al puerto en vista del cambio de las condiciones atmosféricas. Una vez más, las corrientes y las mareas se llevaron a varias embarcaciones sin que nadie pudiera hacer nada.

1Ahora bien, los nativos de la región tiene su propia hipótesis. Esa basada en la leyenda y la superstición: bajo el lago Ponyang hay todo un ejército de fantasmas buscando venganza. Fue durante la dinastia Ming, cuando Zhu Yuanzhang se enfrentó a Chen Youliang en una batalla naval sin precedentes donde la mayoría perdió la vida bajo esas aguas aparentemente tranquilas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *