La ciudad del placer, historia de Síbaris

En la actualidad se conoce como “sibaritas“ a aquellas personas que se dedican a los placeres sensoriales, que no demuestran gran pasión por el trabajo pesado y prefieren, en cambio, el goce del refinamiento estético.

Lo que no todos saben es que esta denominación es en realidad el gentilicio de una ciudad griega fundada en 721 a.C. Se trata de Síbaris, la ciudad a la que el vino llegaba directamente desde el campo mediante canales, y donde estaba prohibido el trabajo de herreros y carpinteros ya que destruían con sus ruidos la atmósfera dulce y reposada que caracterizaba al lugar.

Claro que el placer, venerado con lujo y ostentación, no tarda en encontrar enemigos dispuestos a destruirlo.
Así fue: al lado de Síbaris, otro grupo de colonizadores fundó Crotona, ciudad vecina y rápidamente enemiga. En el 510 a.C. comenzó la guerra entre ambas ciudades.

Cuenta la leyenda que los sibaritas, fiel a su espíritu artístico, enseñaban a bailar a sus caballos; sabiendo esto, los soldados de Crotona acudieron a una batalla con músicos, cuyas melodías confundieron a los caballos enemigos, que dejaron de pelear y comenzaron a bailar. Síbari fue vencida, destruida y posteriormente inundada por los crotoniatas.

Ninguno de los intentos de refundación fue tolerado por sus enemigos, y actualmente apenas puede saberse donde estuvo ubicado exactamente aquel mítico reino del placer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *