La oscura muerte de Elisa Lam

En febrero de 2013, esta estudiante de 21 años de edad de Vancouver, Canadá, fue encontrada muerta en el interior del tanque de agua de la azotea del Hotel Cecil en Los Ángeles.

El departamento forense del condado de Los Angeles dictaminó la muerte “accidental por ahogamiento” y dijo que no se encontraron rastros de drogas o alcohol durante la autopsia. Sin embargo, hay mucho más en la historia de lo que está implícito en los informes policiales.

La primera pieza de evidencia que debe tenerse en cuenta es una cinta de vigilancia del ascensor que registró el comportamiento de Elisa sólo unos momentos antes de perder la vida.

El vídeo de cuatro minutos publicado en YouTube muestra a Elisa presionando todos los botones de los ascensores y a la espera de que se mueva. Al ver que las puertas del ascensor no se están cerrando, comienza a comportarse muy extraña. Aquí está el vídeo.

Al principio, Elisa entra en el ascensor y, aparentemente, presiona todos los botones. Ella espera a que pase algo, pero, por alguna razón, la puerta del ascensor no cerró. Ella empieza a mirar a su alrededor, como si ella estuviera esperando a (o tratando de esconderse de) alguien. En el tiempo 1:57, los brazos y las manos comienzan a moverse en una forma muy extraña (casi no humana) como si ella pareciera estar hablando con alguien, algo … o nada en absoluto.

Ella luego se aleja. La puerta del ascensor entonces se cierra (con un extraño comportamiento – casi imperceptible – de la cámara de vigilancia) y parece empezar a trabajar de nuevo.

Inmediatamente después de los acontecimientos del vídeo, Elisa al parecer tuvo acceso a la azotea del hotel, subió a su depósito de agua y, de alguna manera, terminó ahogándose en él. Su cuerpo fue encontrado dos semanas después de su muerte, después que los huéspedes del hotel se quejaron del sabor y color del agua. Increíble.

Al ver el vídeo de vigilancia, la mayoría de la gente llegan a la conclusión de que estaba bajo la influencia de drogas. Sin embargo, Elisa no tenía un historial de uso de drogas y su autopsia concluyó que no había drogas que estuvieran involucradas.

Cuando uno mira el contexto y las circunstancias de esta muerte, las cosas se vuelven aún más misterioso.

La Oscura Historia del Hotel Cecil

Hotel-Cecil-canadaConstruido en la década de 1920 para atender a los “hombres de negocios que llegaban a la ciudad y pasaban una noche o dos”, El Hotel Cecil fue eclipsado rápidamente por los hoteles más glamurosos. Situado cerca de la famosa zona de Skid Row, el hotel comenzó a alquilar habitaciones sobre una base a largo plazo a precios baratos, una política que atrajo a una multitud de inestables. La reputación del hotel rápidamente pasó de “sospechosa” a “mórbida” cuando se hizo notorio por los numerosos suicidios y asesinatos, así como el alojar a famosos asesinos en serie.

“Parte de su historia sórdida, involucra a dos asesinos en serie, Richard Ramírez y Jack Unterweger.

Jack Unterweger, era un periodista que cubría el crimen en Los Ángeles para una revista austriaca en 1991. “Creemos que estaba viviendo en el Hotel Cecil en homenaje a Ramírez”, dijo Schave.

Jack Unterwager fue acusado de matar a tres prostitutas en Los Ángeles, mientras era huésped en el Cecil.

En los años 50 y 60 el Cecil era conocido como un lugar en donde la gente iba a saltar de una de las ventanas para suicidarse.

Helen Gurnee, de unos 50 años, saltó desde una ventana del séptimo piso, aterrizando en la marquesina del Hotel Cecil, el 22 de octubre de 1954.

Julia Moore saltó desde la ventana de su habitación en la planta octava, el 11 de febrero de 1962.

Pauline Otton, de 27 años, saltó desde una ventana del noveno piso tras una discusión con su ex marido, el 12 de octubre de 1962. Otton cayó sobre George Gianinni, de 65 años, que caminaba en la acera, 90 metros más abajo. Ambos murieron en el acto.

También hubo un asesinato de uno de los residentes. “Pigeon Goldie” Osgood, un operador de telefonía retirado, conocido por proteger y alimentar a las palomas en un parque cercano, fue encontrado muerto en su habitación el 4 de junio de 1964. Había sido apuñalado, estrangulado y violado. El crimen sigue sin resolverse”.

– Las Vegas Guardian Express, Elisa Lam, Morbid History Of Two Serial Killers Unfolds At “Cecil Hotel”

El caso de Elisa Lam es otra adición a la sórdida historia del hotel y puede llevarnos a preguntar: “¿Qué demonios le pasa a ese lugar “?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *