La formación bíblica entre una profecía del Apocalipsis y la NASA

Estudiosos de la Biblia coinciden en señalar que las previsiones de la agencia espacial estadounidense se alinean con las profecías descritas en el libro del Apocalipsis.
Cada día, las inmediaciones de la Tierra son atravesadas por cientos de asteroides. Esperar que alguno de ellos colisione con el planeta es en realidad una cuestión estadística de tiempo, según informes de la NASA.
En 1999, fue descubierto un asteroide bautizado como Bennu. Sus 500 metros de diámetro orbitan alrededor del Sol a unos 100 mil kilómetros por hora. Los cálculos astronómicos indican que existen amplias posibilidades de impacto con la Tierra, hacia el año 2135.
Según estudiosos de la Biblia, esta predicción astronómica coincide con la profecía descrita en el libro del Apocalipsis: “El segundo ángel tocó la trompeta, y como una gran montaña ardiendo en fuego fue precipitada en el mar; y la tercera parte del mar se convirtió en sangre. Y murió la tercera parte de los seres vivientes que estaban en el mar, y la tercera parte de las naves fue destruida”, Apocalipsis 8: 8-9.
Actualmente, la NASA se encuentra trabajando en los planes que pretenden desviar la trayectoria de Bennu, o de cualquier otro cuerpo que represente una amenaza para nuestro planeta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Síguenos en Facebook