En un cementerio de Australia son atacados dos jóvenes supuestamente por un vampiro

Durante siglos nuestra sociedad se ha sentido atraída de cierta manera por los vampiros. Durante generaciones se ha transmitido historias y leyendas de criaturas sedientas de sangre que vagaban durante la noche y que recibieron el nombre de vampiros. Sus orígenes varían en función de que quien cuente la historia. Pero los expertos en el tema señalan directamente a Vlad Tepes, también llamado Vlad el Empalador, como “padre” de todos los vampiros. Pero, ¿los vampiros existen?

En primer lugar, hay que saber lo que relamente significa ser un vampiro. A lo largo de la historia los vampiros han sido considerados como los no muertos, seres de la noche que se alimentan tanto de la sangre humana como de energía vital. Sin embargo, la leyenda del vampiro se ha idealizado tanto a través de las películas como de los libros. En la actualidad cuando hablamos de vampiros nos viene a la mente criaturas atractivas y fascinantes, con la capacidad de vivir para siempre, controlar el sexo opuesto y doblegar a su voluntad a cualquier persona, capacidades que casi todos nosotros nos gustaría tener. Pero en los últimos años hemos podido comprobar como una cultura de vampiros paralela a las leyendas ha comenzado a emerger. Se trata de un pequeño número de personas que creen que son vampiros y viven su vida como tal. Hay jerarquías, normas y códigos. Hay personas que sirven como “donantes” que ayudan a suministrar a estos vampiros de hoy en día con todo lo que puedan necesitar.

Pero en ocasiones hay evidencias que parecen demostrar que las criaturas vampíricas son mucho más que simples leyendas. Jóvenes australianos han conseguido más de lo que esperaban después de visitar un viejo cementerio, grabar en vídeo el ataque de una criatura chupasangre.

Vampiros en un cementerio de Australia

El grupo de jóvenes se encontraba visitando el cementerio en Westbury, Tasmania, cuando ocurrió lo impensable, fueron atacados por una extraña criatura. Y lo más sorprendente de todo es que lograron grabar el incidente en vídeo. En un primer vídeo muestra a los jóvenes paseando por un cementerio oscuro. Parecen estar divirtiéndose mientras observan las lapidas. Sin embargo, la diversión acaba rápido cuando una misteriosa criatura chupasangre aparece de repente de detrás de una gran lápida en forma de cruz, mientras ataca a uno de los jóvenes.

“Grabado el domingo en Westbury, Tasmania. ¡Es muy extraño! ¡Nos hizo una mordedura repugnante!”, reza la descripción del vídeo.

Las imágenes también muestran como los jóvenes intentan esquivar a la pequeña criatura chupasangre, mientras intentan escapar frenéticamente del cementerio. Uno de los jóvenes llamado Tim, es atacado directamente por la extraña criatura. Se dirige directamente a su cuello, como si se tratara de un vampiro de una película de terror.

En las tomas a cámara lenta se puede ver claramente como aparece una pequeña criatura humanoide asomándose detrás de la lápida. Y en un segundo vídeo también publicado en YouTube, muestra claramente una gran herida en el cuello del joven, causado por el ataque de la criatura chupasangre en el cementerio.

“Acabamos de regresar del cementerio y Tim Ha sido mordido por algo extraño, o algo así”, explican en el vídeo.

Después de la publicación de los vídeos en YouTube, muchas personas creyeron que los jóvenes habían sido atacados por un vampiro real, sobre todo después de ver la herida en el cuello de Tim. Sin embargo, otros han ofrecido una explicación más mundana, como que la misteriosa criatura era un murciélago conocido como “falsos vampiros” o Megadermatidae. Este tipo de murciélagos se encuentran en el centro de África, sur de Asia y en Australia. Son grandes murciélagos, que van desde los 6,5 a 14 cm de longitud de la cabeza hasta el cuerpo.

vampiro-cementerio-australiaTienen grandes ojos, grandes orejas y una nariz prominente. Tienen una membrana entre las patas traseras, pero sin cola. Muchas especies son de color marrón, pero también los hay de color blanco, gris azulado o incluso de color verde oliva, que ayuda a camuflarse para protegerse de depredadores. Son principalmente insectívoros, pero también se alimentan de pequeños vertebrados.

Dejando aparte las explicaciones lógicas y racionales, este vídeo ha reabierto un antiguo debate sobre si existen o no los vampiros. Es cierto que podría ser un falso vampiro, pero también es cierto que podría ser realmente una criatura chupasangre. Mira el vídeo y luego decide por ti mismo.

¿Qué opinas sobre la misteriosa criatura que atacó a los jóvenes en el cementerio de Tasmania? ¿Se trata de un vampiro, un murciélago, o algo completamente distinto?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *