En la Guerra Fria hicieron Experimentos con drogas en niños

En el transcurso de la Segunda Guerra Mundial se realizaron innumerables experimentos químicos con el objeto de crear una droga con las propiedades de las anfetaminas, que facilitan la concentración y la productividad, pero sin sus severos efectos adversos.

En 1944 el químico italiano Leandro Panizzon sintetizó el Metilfenidato, droga de la familia de las anfetaminas que dio origen al Ritalin, popular fármaco recetado para tratar el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (ADHD sus siglas en español) en niños y adultos; un experimento de 1937 sobre niños con problemas de atención, ya había indicado que los derivados anfetamínicos mejoraban considerablemente su rendimiento escolar, favoreciendo la concentración y bajando la impulsividad.

Durante la Guerra Fría, en Estados Unidos, ante la demanda de programas escolares más eficientes que pudiesen competir con las escuelas soviéticas, el consumo de Ritalina en niños se masificó. Según el historiador Matthew Smith, autor del libro “Hiperactivos, la controversial historia del ADHD”, padres y maestros empezaron a derivar a los niños con problemas de conducta a psiquiatras que diagnosticaban un problema de hiperactividad y medicaban a los menores.

Muchos científicos cuestionan el uso de este fármaco, explicando que los efectos secundarios son alarmantes, y el nivel de adicción que genera condiciona el futuro de los niños.

No obstante, la Ritalina se sigue prescribiendo a menores en todo el mundo; los laboratorios defienden la seguridad del medicamento, pero los especialistas sostienen que las características neurobiológicas de los individuos diagnosticados con ADHD no son necesariamente patológicas, y que su prescripción masiva, todavía hoy, en tiempos de aparente paz, es preocupante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *