El inquietante caso de los payasos en Carolina del Sur

“Mamá, hay payasos ahí en el bosque, y están intentando que vayamos con ellos”, han dicho algunos niños a sus madres.

Greenwille es una ciudad aparentemente idílica. Situada en Carolina del Sur, la paz parece reinar en sus calles y riachuelos. Es un lugar verde, rodeado de una tranquilidad. Pero también alberga un bosque al que es mejor no acercarse.

14191740_10209152411981883_386486968_o

 En los últimos días, la comisaría de policía se ha llenado de quejas de padres de todo el condado. La denuncia es la misma: sus hijos declaran haber visto payasos en el bosque, diciendo que vayan hacia ellos y armados con cadenas y cuchillos.

No son casos aislados. A tanto ha llegado el fenómeno que la compañía propietaria de los apartamentos Fleetwood Manor, muy cercanos al bosque, ha emitido un comunicado de advertencia a los padres:

“Han sido varias las conversaciones al respecto y múltiples las quejas a la oficina respecto a un payaso hablando a niños y tratándolos de atraer al bosque. En ningún momento se debe dejar a un niño solo caminando por carreteras o zonas boscosas durante la noche”.

Ante las quejas de los niños, una madre se atrevió a dirigirse al bosque y, según sus declaraciones a la Oficina del Sheriff del Condado, vio a “payasos en el bosque susurrando, haciendo ruidos extraños y emitiendo luces verdes con láseres”.

14159168_10209152411541872_644826554_n

La mujer no llegó a capturarlos, ya que estos salieron corriendo antes de que pudiera alcanzarlos, pero tanto ella como el resto de vecinos se han mostrado temerosos ante la extraña situación.

“Nuestros hijos nos dijeron que hay payasos en el bosque que querían que fueran por allí con ellos. Les decían ‘ven aquí, tenemos caramelos para vosotros’”, relata James Arnold, que vive junto a sus hijos de 10 y 13 años en los apartamentos colindantes al bosque.

Varios jóvenes han relatado que los payasos se ubican en una casa cercana a un estanque del lugar. Sin embargo, por más que los agentes de la zona han peinado la zona, no han encontrado ninguna actividad sospechosa.

Tampoco han encontrado casquillos en el bosque por más que han sido varios los que han asegurado escuchar disparos de balas por la zona. De este modo,no queda claro si se trata de una leyenda urbana o de una verdadera historia de terror.

El fenómeno responde perfectamente al argumento de la novela It de Stephen King, que el año que viene tendrá una nueva adaptación al cine dirigida por Andrés Muschietti.

En el libro, Pennywise es un ser monstruoso que adopta la forma de un payaso para atraer a los niños. Sin embargo, más que una aparición de Pennywise, la historia de Carolina del Sur parece más una broma macabra de unos cuantos idiotas buscando sembrar el terror.

14194332_10209152411381868_2135816573_n

Los relatos de los niños no cesan y los agentes no pueden hacer nada al respecto. Solo queda la preocupación de los padres y una clara advertencia:

No te acerques al bosque.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *