El extraño mundo de los calamares gigantes

Monstruos de las profundidades, titanes de largos tentáculos avanzando en aguas oscuras para cazar, para atrapar a sus presas con ese pico característico y triturar a sus víctimas. Calamares gigantes que han poblado durante mucho tiempo las páginas de nuestros libros como ese ejemplar terrible que nos presentó Julio Verne en “20.000 leguas de viaje submarino”, o esa criatura con largos tentáculos que, según Homero, acechaba a los barcos y que llegó a devorar a seis compañeros de la embarcación que lideraba Ulises.

Se ha tejido mucha fantasía alrededor de la vida de estos silenciosos seres de los abismos, y es que es muy poco lo que sabemos de sus vidas. Se han diseñado varios dispositivos para llegar hasta esas profundidades marinas para averiguar cómo viven, cómo cazan y cómo se aparean, pero lamentablemente aún son muy pocos los avances conseguidos. Los datos que tenemos son casi siempre postmorten, cuando por la razón que sea aparecen enredados en nuestras redes con un pequeño hálito de vida, o cuando ascienden hasta la superficie tras haber fallecido.

Todo esto nos hace pensar que tal vez, sepamos más del universo y de las estrellas que de ese mundo extraño de las profundidades marinas en las que habita el calamar gigante…

calamar-gigante

El poderoso Kraken

Son agresivos, inteligentes y auténticos magos del camuflaje. El espécimen más grande que se ha conocido alcanza algo más de una tonelada de peso y los 22 metros de longitud. Una criatura espectacular que posee ocho tentáculos con ventosas, unas armas más que hábiles para apresar fácilmente a sus presas.

Su vida transcurre en la oscuridad de las profundidades, entre los quinientos y los cuatro mil metros de profundidad de nuestros océanos y mares, es de ahí desde donde suele emerger de vez en cuando para asombrarnos y aterrarnos. Los noruegos lo llamaron Kraken, y ese es el nombre más común con el que se le conoce, pero la ciencia lo catalogó hace años como Architeuthis dux, un cefalópodo gigante con innumerables leyendas alrededor de su impactante presencia.

misterio-calamar-gigante

Fue en el siglo XIX cuando se consiguió atrapar el primer ejemplar. Fue en España, en la Isla de Tenerife. La tripulación de un barco de guerra francés vio una sombra anaranjada merodeando alrededor del barco, algo extraño que los marinos no dudaron en arponear y en cazar. Quizá sea una acto reflejo el de matar todo lo que se teme… Fuera como fuera aquellos hombres debieron sorprenderse bastante al atrapar a este ser gigantesco de 8 metros de longitud, y de espectacular cabeza, tanto fue así que no dudaron en exponerla en el puerto de Santa Cruz para espanto de curiosos y marineros. Más tarde, la Academia Francesa de las Ciencias registró el descubrimiento y empezó a formar parte de las investigaciones de los famosos naturalistas Henri Crosse y Paul Fischer sobre los “céphalopodes gigantesques”

ataque-calamar-gigante
La vida de los calamares gigantes

Las informaciones que hasta el momento se han podido obtener se deben en parte a investigaciones como las desarrolladas en Asturias (España), localidades como Luarca, donde lograron alzar un museo único en el mundo dedicado exclusivamente al calamar gigante. Lo que sabemos de estos fascinantes seres hasta el momento puede recogerse en estas frases:

Son criaturas muy solitarias.
No paran de crecer desde que nacen.
Son muy agresivos y violentos, de hecho en la actualidad se están obteniendo datos de que podrían practicar el canibalismo con su propia especie.
Su cuerpo está articulado con una concha bajo su piel, una sustancia que le otorga rigidez y flotabilidad.
Su respiración es por branquias.
Son unos nadadores increíbles. Pueden acelerar o detenerse en un segundo gracias a un músculo con forma de tubo que hace las veces de sifón a la par que da rumbo y dirección al animal.
Sus ojos pueden ver en la oscuridad y tienen el tamaño de una calabaza.
Disponen de un pico muy poderoso con el que trituran a sus víctimas
Los calamares gigantes se alimentan de pescados, tiburones, rayas, gambas, cangrejos y, en ocasiones de sus propios compañeros.
Son unos artista del camuflaje.
Disponen de pequeñas cápsulas de amoniaco y de un saco de tinta.
Su máximo depredador es el cachalote.
Suelen vivir entre 3 y 5 cinco años.
calamar-gigante-cachalote

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *