El Dedo del diablo siembra muerte sin piedad

Los temidos tornados de fuego no son sólo una leyenda sobre hechizos diabólicos. Estos fenómenos se producen en grandes incendios forestales, cuando las condiciones de temperatura, viento y topografía producen una columna de fuego que puede medir hasta 1 kilómetro de largo. Con una ferocidad única, destruyen todo lo que se cruce en su camino.
Uno de los tornados de fuego más famoso se registró durante la Segunda Guerra Mundial, en Dresde, cuando murieron entre 25 mil y 40 mil personas. Kurt Vonnegut estaba preso en esa ciudad y fue quien por primera vez habló de este tipo de tornado como un “dedo del diablo”.

TORNADO_3

En esta pequeñísima ciudad se lanzaron cuatro mil toneladas de bombas y el estallido de las mismas fue lo que produjo un tornado de fuego, tan grande, que fue descrito como un Armagedón por el autor norteamericano. Creado por la naturaleza o por las mismísimas manos humanas, estas columnas continúan siendo un símbolo del miedo y la destrucción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *