El acceso de los entes negativos son por medio de Portales dimensionales

La diferencia entre las apariciones de fantasmas, y la presencia de entidades oscuras o negativas es realmente muy simple. Las apariciones fantasmales son un patrón repetido de eventos que suceden una y otra vez de la misma manera. Mientras que la presencia de entidades oscuras, de cualquier tipo, son energías que están separadas, únicas y no repiten el mismo patrón. Pero lo que muchas personas se preguntan es: ¿Cuál es el origen de estas entidades oscuras?

Los expertos en lo paranormal aseguran que ciertas entidades oscuras utilizan portales dimensionales o espacios paralelos para acceder a nuestra dimensión. Estos portales son en realidad pequeños “agujeros de gusano”. Pueden estar en un campo, en el parque, en el hogar, en la oficina, o en un espacio público como un banco o tiendas de alimentacion, etc… Incluso pueden abrirse en las iglesias. Las entidades negativas, también llamados parásitos astrales, entran en nuestra dimensión con el objetivo de dañar a las personas, animales, plantas, así como lugares. Estas entidades oscuras se alimentan de las emociones negativas, y así estimulan a las personas y animales para crear situaciones en las que el “huésped” libera sin darse cuenta ira, miedo, violencia, la tristeza, dolor, y otros sentimientos de este tipo. Estas emociones son lo que las energías oscuras utilizan para alimentarse.

Estos seres oscuros están en “nuestro reino” durante un tiempo limitado, por lo que es importante detectarlos y hacerlos regresar a la dimensión por donde vinieron. Después de deshacernos de ellos hay que encontrar los portales dimensionales abiertos para evitar que regresen.

Historias antiguas de entidades extradimensionales siniestras

Las culturas antiguas han estado escribiendo sobre entidades demoníacas desde el comienzo de la historia de la humanidad. Se les ha dado muchos nombres diferentes, como los asuras (hinduismo), Tzitzimime (aztecas), Shayatin (islam), los guardianes del mundo inferior (en el antiguo Egipto), Shedim (judaísmo), Alû (babilonios y asirios) y por supuesto los demonios (en el cristianismo).

Muchas de estas antiguas culturas disponían de practicantes esotéricos que fueron capaces de descubrir cierta información sobre estas entidades y reinos del más allá mediante el uso de técnicas que les permitía entrar salir y viajar fuera del cuerpo (las llamadas hoy en día experiencias fuera del cuerpo). Lo que descubrieron se convirtió en la base del conocimiento en la actualidad.

Comprendieron la importancia del despertar en otras dimensiones, ya que es parte de la conciencia, y ver más allá de los límites de la percepción ordinaria, y la utilizaron para descubrir información sobre estas entidades, y como estos influían más allá de nuestro conocimiento. Lo que describieron fue que estas entidades oscuras atormentaban a las personas, con la capacidad de extender el mal y el caos en el mundo, habitando en regiones oscuras en las dimensiones inferiores conocidas como infierno.

Entidades demoníacas trabajan activamente para influir en la sociedad

Aquellos que han sido testigos de la aparición de seres demoníacos en nuestra realidad utilizando portales dimensionales aseguran que muchas de las entidades oscuras tienen roles específicos y trabajan juntos en una jerarquía del mal en otras dimensiones. Los demonios de la antigüedad tenían papeles importantes y en la actualidad ya no necesitan un cuerpo físico. Son parte de una estructura del mal que extiende sus tentáculos desde las regiones dimensionales más oscuras hasta el mundo físico. Ellos trabajan a través de sociedades secretas oscuras, que dirigen secretamente ciertas religiones y así consiguen comunicarse con un gran número de personas aquí en la tierra que están atravesando el proceso del despertar en la oscuridad. Estos discípulos de la oscuridad están usando ciertas técnicas para obtener conocimiento de entidades demoníacas y así trabajar con una inteligencia maligna inmensa en una agenda que data de hasta miles de años. Una parte clave de su existencia en nuestra realidad es la de extender mentiras, la desinformación, el caos e intolerancia.

No quieren que la gente despierte espiritualmente en la luz, ni que las sociedades espirituales puedan contrarrestar su influencia. Según los expertos en el tema, estos seres oscuros secuestran y manipulan los símbolos espirituales e incluso las religiones, atrayendo a las fuerzas de la luz para luego usarlas a favor de la oscuridad. Gracias a los portales dimensionales pueden controlar a políticos, celebridades, gobiernos, organizaciones criminales y grandes corporaciones. Utilizan la debilidad y defectos humanos como la codicia, la ignorancia, la lujuria y la violencia para atraer, controlar y esclavizar a sus títeres, así como a las masas.

¿Cómo cerrar un portal dimensional?

Al igual que es importante detectar un portal dimensional, es también primordial cerrarlo. La conocida psíquica Elise Defer aconseja utilizar un campo de contención llamado la “Llama Violeta”, una esencia de la luz espiritual. Donde hay un portal abierto por donde los seres oscuros acceden a nuestra realidad lo cerraremos con esta técnica.

Según las pautas establecidas por Elise, en primer lugar, invocaremos a nuestros ángeles de la guardia. A continuación, buscaremos el portal. Se puede hacer de forma remota, en caso de ser una persona psíquica. Otros usan varillas de radiestesia o un péndulo. Confirmaremos con estas herramientas la ubicación del portal abierto. Generalmente los portales tienen forma de tornado o vórtice. Estos giran en sentido contrario a las agujas del reloj. Para cerrarlo, visualizar a la “Llama Violeta” girando hacia la derecha, como si fuera un remolino. Esta es la dirección opuesta de su giro natural. No dejar de visualizar esta acción hasta que el portal (que es una puerta de entrada) sea un pequeño punto pequeño y luego finalmente haya desaparecido.

Hay personas que colocan una piedra de cianita o cristal de turmalina negro en la parte superior del lugar donde se encontraba el centro del vórtice. Lo dejan allí durante un par de horas para prevenir la reapertura del portal. Esto no siempre es necesario. Para confirmar el cierre, puedes consultar a las varillas de radiestesia o péndulo. Y no debemos olvidar de dar gracias a nuestros ángeles protectores.

Aunque estos portales existen, la realidad es que nuestro planeta ha permitido la entrada del mal porque la conciencia humana lo ha permitido. Pero también hay que tener claro que dentro de cada uno de nosotros está la verdadera llave para erradicar todo mal. Y recuerda: Donde hay luz, no existe la oscuridad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Síguenos en Facebook

error: No Copiar