Comienza la cuenta atrás, Cada 1000 años agujeros negros golpean la tierra.

En primer lugar, la buena noticia: No has muerto a causa agujero negro. ¿Por qué decimos esto? Un nuevo estudio asegura que el universo está lleno de agujeros negros microscópicos que se formaron al principio de los tiempos, los cuales viajan a toda velocidad a través del espacio como balas cósmicas. Algunos podrían pesar casi tanto como la Luna, otros como un asteroide.

¿Te suena a ciencia ficción?

Los astrofísicos se están quedando sin opciones para explicar lo que la mayoría del universo está hecho. Ellos saben más o menos el 80% es materia oscura, que ejerce una atracción gravitatoria sobre el otro 20% que es la materia “normal”, sin embargo, ha permanecido invisible en los experimentos durante más de 80 años.

Dispositivos en el espacio han buscado partículas de materia oscura durante años, pero hasta ahora han regresado con las manos vacías.

Es por eso que investigadores de la NASA están recurriendo a la noción, lo que se refiere a queestamos rodeados de innumerables agujeros negros que se formaron hace 13,8 millones de años.

“Si no se encuentra nada allí, y no se encuentra nada en los agujero negro, entonces podemos estar en una crisis de la ciencia.” Aseguró Alexander Kashlinsky, cosmólogo de la NASA.

black_hole

La esperanza y el caos de los mini agujeros negros

Como nos han estado informando anteriormente en Business Insider, el presentimiento más aceptado es la existencia de partículas de materia oscura; sólo que esta búsqueda es más difícil de lo previsto.

Los científicos que buscan los agujeros negros antiguos, incluyendo Kashlinsky, piensan que son bastante pesados: quizás 20 -100 veces la masa del Sol. Esa idea, recibió un impulso después del reciente descubrimiento de las ondas gravitacionales, donde dos agujeros negros de tamaño inusual (30 masas solares) se activaron cuando se colisionaron.

Si estos mini-agujeros son reales, Kashlinsky afirma que el más pesado de ellos pesa menos que la Luna, sin embargo, sería encogido hasta unos 0,25 milímetros de diámetro, o aproximadamente el grosor de un cabello humano.
Timoteo Brandt, astrofísico del Instituto de Estudios Avanzados, asegura que los agujeros más ligeros, que son del tamaño de asteroides tendrían un tamaño aparente de menos de un átomo.
Cualquier agujero negro más pequeño que un asteroide probablemente se evaporó hace mucho tiempo debido a la radiación de Hawking, una consecuencia fantástica de las leyes de la naturaleza que Stephen Hawking dedujo en 1974.
¿Y si un agujero negro del tamaño de la luna más se acerca demasiado?

“Desde luego, te darías cuenta si uno pasa cerca de la Tierra, ya que afectaría las órbitas de todos nuestros satélites”.
La buena noticia, es que pasarían mini-agujeros negros de este tamaño entre la Tierra y el Sol una vez cada 100 millones de años más o menos. Y aunque presenciar tal evento es absurdamente improbable… podría causar algunos estragos.

“Sin duda podría matar a alguien”, Brandt señaló, “ya que sería como una bala, pero el daño hecho estaría acompañado por las fuerzas de marea de deformación del objeto y la generación de calor intenso”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: No Copiar